Advertisement

(AP) — Grupos de rescate buscan a varios desaparecidos tras un derrumbe provocado por las intensas lluvias que ha cobrado la vida de 15 personas y dejado 39 heridos en una carretera montañosa al norte de La Paz.

No hay una cifra exacta de desaparecidos, podrían ser entre cuatro y siete, declaró el martes el presidente Evo Morales, quien visitó la zona la víspera.

Advertisemen

Los rescatistas reanudaron la búsqueda bajo una persistente llovizna. El lunes habían suspendido las tareas por unas horas ante el riesgo de nuevos derrumbes. La policía cortó el tráfico para evitar que la gente cruce la zona del desastre como ocurrió el domingo, cuando un segundo alud sepultó a una persona.

El sábado las intensas lluvias provocaron que toneladas de tierra y lodo se deslizaran por una empinada ladera sepultando y empujando al barranco a varios vehículos que cruzaban una fangosa ruta cerca de la comunidad rural de El Choro, 120 kilómetros el norte en la carretera que une La Paz con la pequeña ciudad de Caranavi.

“Mi hija estaba tomando un café caliente y de pronto la tierra cayó sobre nosotros y rodamos… En una de esas vueltas solté a ni niña”, relató Blanca Quispe, de 40 años, desde su cama en un hospital.

Cinco de las víctimas son menores. Algunos niños estaban dentro de vehículos cuando fueron arrastrados hacia un barranco de unos 200 metros. Los socorristas debieron usar sierras para rescatar a los cuerpos atrapados. Varios vehículos hacían fila para cruzar un tramo lodoso cuando se deslizó la montaña, según testigos.

Una decena de poblaciones de la región amazónica quedaron aisladas. Morales anunció que un avión Hércules evacuará a personas de Caranavi y otras localidades cuyas autoridades temen quedar desabastecidas de alimentos y combustible.

Las autoridades han declarado en alerta a 11 municipios del país que son los más castigados por el temporal. El servicio de meteorología pronosticó más lluvias intensas en febrero por efecto del fenómeno climático El Niño.

Defensa Civil ha pedido evacuar las zonas inundables cercanas a ríos en la región de los llanos orientales adonde llegarán las aguas de la zona montañosa andina.