Advertisement

Un hombre que dijo ser sicario de un cártel mexicano del narcotráfico fue sentenciado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional luego de declararse culpable de matar a nueve personas en California durante tres décadas.

José Manuel Martínez, de 53 años, admitió varios otros asesinatos a lo largo del país a servicio de un cártel que se niega a identificar, informaron las autoridades.

Advertisemen

Martinez fue sentenciado en la Corte Superior del condado de Tulare, 370 kilómetros (230 millas) al sureste de San Francisco. El 6 de octubre se declaró culpable de los 9 cargos de homicidio. A cambio, la fiscalía dijo que no buscaría la pena de muerte.

En el acuerdo de 18 páginas que firmó el acusado, Martinez dijo que le apodaban “El Mano Negra”. Documentos de la corte alegan que pagó a músicos para que escribieran canciones sobre “El Mano Negra”.
El acuerdo muestra que Martinez confesó que fue contratado cuando tenía 18 años para matar a un hombre de Lindsay, California, en 1980. Dijo que se le pagó para matar a David Bedolla, al que asesinó disparándole en la cabeza mientras la víctima conducía a su trabajo junto a su esposa y otras dos personas, hace 35 años. Martinez asegura que no se le dijo por qué fue contratado para matar al hombre de 23 años. Después asesinó a otras ocho personas en el estado por distintas razones. Una vez recibió un pago de 8.000 dólares. En otra ocasión dijo que recibió 7.000.

También dijo que mató a un traficante de drogas que le debía 2.000 dólares y asesinó a un vecino que frecuentemente se estacionaba en la entrada de su cochera.

Martinez también confesó que mató a Santiago Pérez, de 56 años, mientras él y sus cuatro hijos dormían en su casa de Pixley, California, en febrero de 2000. Varias semanas después, la viuda de Perez y Martinez comenzaron a vivir juntos. Martinez también confesó el asesinato del hermano de la viuda en 1982.

“Muchas de esas familias esperaron justicia por mucho tiempo”, dijo el fiscal David Alavezos. “Estamos satisfechos de que esas familias puedan cerrar un ciclo con la sentencia de hoy”.

El defensor público de Martinez, Nathan Leedy, no respondió una llamada.

Martinez fue arrestado en 2013 mientras cruzaba la frontera de México a Arizona, por su conexión con un asesinato en Alabama. Poco después de su arresto, confesó haber asesinado y cobrado deudas en todo el país a nombre de un cártel, cuyo nombre no dio a conocer.

El año pasado, Martinez se declaró culpable en Alabama de matar a un hombre por hacer declaraciones despectivas sobre su hija. En California, confesó haber matado a personas en los condados Tulare, Kern y Santa Barbara entre 1980 y 2011.

Cadena perpetua para sicario de carteles mexicanos