Advertisement

El nuevo documento dado a conocer ayer por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático en Copenhague emplea un lenguaje sin medias tintas: la influencia humana en el clima es clara; las emisiones de gases de efecto invernadero son las más altas de la historia; los cambios registrados en el clima recientemente ya tienen un vasto impacto en los sistemas naturales y humanos; desde los años cincuenta muchas de las distorsiones observadas no tienen precedente en décadas e incluso milenios; la atmósfera y el océano se calentaron, la nieve disminuyó y el nivel del mar aumentó; las concentraciones de dióxido de carbono y metano [los principales gases de invernadero] no ocurrieron en por lo menos 800.000 años.

El veredicto de esta colaboración de miles de investigadores y cientos de representantes gubernamentales que revisaron más de 30.000 trabajos científicos sobre el estado del planeta es inequívoco.

Advertisemen

El mundo tiene una pequeña ventana de oportunidad para evitar un aumento de la temperatura de consecuencias imprevisibles y posiblemente irreversibles. Si se cierra, los costos serán incluso mayores de lo que se imagina.

“Este documento es bastante más explícito que los anteriores -dice la doctora Matilde Rusticucci, directora del Departamento de Ciencias de la Atmósfera de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la UBA y uno de los autores del Quinto Informe del IPCC-. El calentamiento es inequívoco, la humanidad es la causante, el nivel de concentración de gases de efecto invernadero no tiene antecedentes en la historia, y si seguimos emitiendo de esta forma, habrá más calentamiento. Cuanto más tardemos en actuar, más costoso será adaptarnos.”

Según explica la investigadora, se proponen varios caminos de mitigación del proceso de calentamiento, pero todos requieren una acción política decidida.

“Esto no afecta a todos por igual -explica Rusticucci-. Habrá sectores que acusarán más rápidamente el impacto. Por ejemplo, las lluvias cada vez más intensas pueden dañar la producción y la calidad de los alimentos, del mismo modo que las sequías sostenidas. También habrá cambios en la disponibilidad de agua.”

La especialista destaca que el último septiembre fue el más cálido desde que se tienen registros, con octubre ocurrió lo mismo y 2014 ya se encamina a batir los récords en materia de altas temperaturas.

“Sin esfuerzo de mitigación, el calentamiento conducirá a graves impactos globales -dice Rusticucci-. Siempre se habla de no exceder los dos grados de aumento de la temperatura global. Hay muchos caminos para alcanzar esa meta, pero todos requieren una reducción sustancial de los gases de efecto invernadero y cero emisiones para fin de siglo. Estamos muy en el límite.”

No alcanzar ese objetivo, que requerirá desplegar soluciones tecnológicas innovadoras, podría lanzar al planeta en una trayectoria de efectos irreversibles, asegura el informe. Sin embargo, en este panorama sombrío también hay lugar para buenas noticias.

“Se considera que la energía solar avanzó mucho y en poco tiempo ya será competitiva -dice Rusticucci-. Por otra parte, me pareció advertir que esta vez los delegados [gubernamentales] fueron mucho mejor preparados que en otras reuniones. América latina estuvo muy presente, y todos querían llevarles a sus gobiernos un mensaje claro y entendible, que permita implementar medidas. Hay esperanzas de que en la reunión de París 2015 comiencen a tomarse compromisos concretos.”.

Cambio climático: hay que actuar ya o enfrentar el desastre