Cambios a los requisitos para el Oscar favorecen exhibición en cines

0
80
ARCHIVO - Una estatua de los Oscar aparece fuera del Teatro Dolby para la 87ª edición de los Premios de la Academia en Los Ángeles el 21 de febrero de 2015. (Foto Matt Sayles/Invision/AP, archivo)

Los requisitos de exhibición para las películas que compiten por el premio mayor de los Oscar se están volviendo un poco más estrictos.

A partir de la 97ª edición de los Premios de la Academia en 2025, las aspirantes tendrán que pasar más tiempo en los cines para calificar para el premio principal de mejor película. Los cambios, recientemente anunciados por la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas, se producen después de tres años de estándares de estreno ajustados debido a la pandemia.

Además de la “marca clasificatoria” actual de una semana en una de seis importantes ciudades de Estados Unidos (Nueva York, Los Angeles, Chicago, Atlanta, San Francisco o Miami), las contendientes a mejor película ahora también deben exhibirse durante siete días adicionales en 10 de los 50 mercados principales del país. Además, hay varias reglas nuevas sobre cuándo deben proyectarse en los cines las películas.

“Esperamos que esta huella cinematográfica ampliada aumente la visibilidad de las películas en todo el mundo y anime al público a experimentar nuestro arte en un entorno cinematográfico”, dijeron en un comunicado el director general de la Academia, Bill Kramer, y la presidenta de la Academia, Janet Yang.

Es en parte un gesto para los cines que aún luchan por la pandemia; en parte para las audiencias en los mercados fuera de Nueva York y Los Angeles, que no siempre tienen acceso a las contendientes a mejor película en cines, y en parte una declaración para los servicios de streaming sobre que los cines siguen siendo primordiales para el premio mayor de Hollywood.

Los líderes de la academia de cine también dicen que la decisión nació de muchas conversaciones con socios de la industria y que sienten que esta “evolución beneficia a los artistas y amantes del cine por igual”.

Pero algunos en la industria cuestionaron qué cambia realmente, a quién beneficia y a quién podría perjudicar.

Michael O’Leary, presidente y director ejecutivo de la Asociación Nacional de Propietarios de Cines, aplaudió la “importante iniciativa”. En un comunicado, O’Leary dijo que “afirma que la exhibición cinematográfica es la piedra angular de la industria”.

Para los estudios tradicionales, desde los grandes como Warner Bros., Universal y Disney, hasta los más pequeños, como A24 y Neon, detrás de los recientes ganadores de la mejor película “Everywhere Everywhere All At Once” (“Todo en todas partes al mismo tiempo”) y “Parasite” (“Parásitos”), probablemente afecte muy poco.

Para los servicios de streaming, podría ser un ajuste caso por caso según la empresa, pero no un obstáculo. Amazon ya planea lanzar de 12 a 15 películas en cines cada año, como lo hizo con “Air” de Ben Affleck. Apple también tiene previsto gastar 1.000 millones de dólares al año en películas que llegarán a los cines antes de su servicio, incluido “Napoleón” de Ridley Scott.

Netflix también ha tenido una huella cinematográfica más grande últimamente. No sólo controla dos cines en Estados Unidos, el Paris Theater de Nueva York y American Cinematheque de Los Angeles, sino que históricamente también han presentado en cines a sus aspirantes a premios. Todas las nominadas de Netflix desde “Roma” han cumplido con el requisito. Su más reciente nominada a mejor película, “Im Westen nichts Neues” (“Sin novedad en el frente”), se proyectó en cientos de cines.

Sin embargo, la nueva regla puede descartar la posibilidad de una campaña de base en nombre de una película muy pequeña. Los cines independientes y aquellos dispuestos a proyectar películas independientes se han vuelto más raros y la competencia es feroz por esas pantallas en los principales mercados. Algunos de los independientes incondicionales incluso están programando películas de grandes estudios, dejando menos tiempo y pantallas disponibles para los verdaderos independientes.

Aunque el cambio podría no ser drástico, muchas de las ganadoras recientes cumplieron con el requisito de exhibición. El filme de Apple, “CODA” (“CODA: Señales del corazón”), se proyectó en unos 40 cines. Incluso las sorpresas no tradicionales de los Oscar como “Doraibu mai kâ” (“Drive My Car” en su título internacional) y “RRR” tuvieron presentaciones sustanciales en cines.

“Es importante tener en cuenta que calificar es simplemente el primer paso de un largo proceso que implica una campaña robusta y costosa”, dijo Dan Berger, presidente de la compañía de cine independiente Oscilloscope. “Creo que es justo decir que casi cualquier película que no cumpla con estos parámetros nunca tuvo una oportunidad en la carrera por el premio a mejor película de todos modos”.

Berger agregó: “Esperemos que el resultado de esto no sea una campaña más sólida y costosa, que sólo sirva para dividir aún más los resultados basados en el mérito de los resultados basados en la campaña”.

Hay muchas incógnitas sobre los detalles de esta mayor exhibición, incluido si habrá un mínimo de horarios y pantallas. ¿Podrían las empresas simplemente alquilar ocho pantallas que se reproducirán con un público mínimo o nulo en áreas densamente pobladas que son relativamente baratas y que tampoco son históricamente buenas para películas independientes?, ¿Ayudará a los cines, las películas o el público? ¿Y conducirá a un cuello de botella aún mayor de estrenos de fin de año?

También quedan dudas sobre cómo afectará la elegibilidad de las películas animadas y los documentales, que no tendrían que cumplir con estos requisitos para calificar en sus categorías individuales, pero ahora podrían tener que adoptar una estrategia diferente para competir por la mejor película.

Otros tienen más esperanza y saben que la junta directiva de la academia se reúne con frecuencia para reevaluar las reglas a medida que el panorama sigue cambiando.

“Ya era hora de que la academia hiciera un movimiento para volver a comprometerse con el cine. Los Oscar estaban cada vez más cerca de convertirse en los Emmy”, dijo un importante estratega de premios y miembro de la academia que solicitó el anonimato para hablar con franqueza sobre los cambios. “¿Podrían haber ido más allá? Por supuesto. Pero es un paso de buena fe en la dirección correcta”.

___

La periodista de The Associated Press Lindsey Bahr está en Twitter como www.twitter.com/ldbahr.