Advertisement

Santo Domingo, República Dominicana— La elección de Pedro Martínez al Salón de la Fama de Cooperstown ayer fue recibida con gran algarabía en toda la geografía de su natal República Dominicana.

En su pueblo Manoguayabo, localizado al occidente de la capital dominicana, niños, jóvenes y adultos de todas las edades salieron a las calles para celebrar la elección de Martínez al recinto, con un 91.1% de los votos de la Asociación de Escritores de Beisbol de los Estados Unidos.

Advertisemen

“Me siento muy feliz, muy contenta de ver lo lejos que ha llegado mi hijo”, dijo Leopoldina Martínez, madre del tres veces ganador del Premio Cy Young, a The Associated Press.

Martínez ganó 219 partidos y perdió 100 en una carrera de 18 años en el beisbol de las Grandes Ligas, con los Dodgers de Los Angeles, Expos de Montreal, Medias Rojas de Boston, Mets de Nueva York y Filis de Filadelfia.

Martínez también abanicó a 3,154 rivales y es considerado por muchos como el lanzador más efectivo de su época. Junto a Martínez entraron a Cooperstown Randy Johnson, John Smoltz y Craig Biggio.

El gobierno dominicano aprovechó para felicitar a Martínez, quien se convirtió en apenas el segundo jugador de su país en ser elegido al Salón de la Fama, uniéndose a Juan Marichal, que logró la proeza en 1983.

“Asumo la representación del sentir de todo el pueblo dominicano para expresarte la inmensa alegría y el gran orgullo que sentimos al verte elevado al más alto sitial a que puede aspirar un atleta de tu categoría: ocupar un nicho en el Salón de la Fama de Cooperstown, hazaña hasta ahora solamente alcanzada por otro gran dominicano: nuestro inmortal Juan Marichal”, escribió el presidente dominicano Danilo Medina.

Celebra toda Dominicana. Pedro Martínez se convirtió en el segundo dominicano en ser elegido al Salón de la Fama del beisbol. El dominicano fue exaltado con Craig Biggio, John Smoltz y Randy Johnson