Celebran boda colectiva en museo de Florida en San Valentín

0
208
Arielle Agnelli y Bryan Arvesu se dirigen a una sesión de fotos después de casarse durante una ceremonia colectiva de bodas en el Día de San Valentín, el lunes 14 de febrero de 2022, afuera del Museo Flagler en Palm Beach, Florida. (AP Foto/Wilfredo Lee)

(AP) — Shackeem Frankson es el típico guardia de prisión corpulento, pero cuando el lunes giró sobre sí mismo para intercambiar los votos matrimoniales con su novia de muchos años, Sarah Horton, tuvo que hacer una pausa para limpiarse la lágrima que resbalaba por su mejilla.

Pero no tenía de qué preocuparse: Las otras ocho parejas que también intercambiaban sus propios votos en una boda masiva en el Día de San Valentín, frente a una de las mansiones más emblemáticas de Florida, probablemente estaban muy ocupadas para darse cuenta.

“Está bien estar sensible hoy”, dijo Frankson, mientras su novia sonreía ante el hecho de que él mostrara sus emociones, después de la ceremonia organizada por el secretario del tribunal del condado de Palm Beach, Joseph Abruzzo, y su personal.

Acertadamente, la ceremonia grupal tuvo lugar en el jardín sur de Whitehall, la mansión de descanso de 75 habitaciones y 9.290 metros cuadrados (100.000 pies cuadrados) que el magnate petrolero y ferroviario Henry Flagler construyó como regalo de bodas para su tercera esposa, Mary Lily Kenan Flagler.

La familia Flagler pasó los inviernos en este lugar a partir de 1902, y ahora es la pieza central del Museo Flagler. Los historiadores dicen que su construcción costó 4 millones de dólares (110 millones en la actualidad). Por lo general, casarse allí cuesta 15.000 dólares, pero este día sólo había que pagar 86 dólares por la licencia.

Era una mañana luminosa y soleada, aunque fría para el sur de Florida (17 grados centígrados, 62 grados Fahrenheit), cuando las parejas se reunieron frente a las puertas de la mansión neoclásica de dos pisos, con sus columnas blancas frente a la multitud. Las novias, todas vestidas de blanco, estaban de pie junto a sus novios, la mayoría vestidos con trajes oscuros o smoking. En la ceremonia se entregaron rosas rojas de tallo largo a las mujeres y botones de rosas para los hombres.

La futura esposa Diana García esperaba con su prometido, el gerente de una tienda Sergio Mena, el momento de culminar sus dos meses de compromiso matrimonial. Se conocieron en la escuela secundaria unos doce años atrás, pero empezaron a salir apenas hace dos años. Tienen un hijo de un año.

García —ahora Diana Mena— inscribió a la pareja después de ver el anuncio en la página web del secretario. “Sería genial” casarse el Día de San Valentín en un lugar tan histórico.

“Es un lugar especial, y no está en el juzgado”, dijo Diana Mena, una empleada doméstica.

Para Frankson y la exseñorita Horton, que esperaba cerca, la ceremonia puso fin a un compromiso de cinco años. Se conocieron por internet hace siete años.

Sarah Frankson, gerente de cuentas, dijo que se había enterado por las noticias de la televisión local que la oficina del secretario buscaba parejas para la ceremonia, así que los inscribió y fueron elegidos. Habían empezado a planear una boda hace un par de años, pero entonces comenzó la pandemia de COVID-19 y la dejaron de lado hasta que surgió esta oportunidad.

El único inconveniente es que no se permitía la presencia de familiares, pero podían ver la ceremonia en Facebook y muchos tenían planes para comidas y recepciones posteriormente.