Cientos de migrantes parten de Honduras hacia EEUU

0
62
Tres migrantes parten a pie el martes 30 de marzo de 2021 de San Pedro Sula, Honduras, con rumbo a Estados Unidos. (AP Foto/Delmer Martínez)

(AP) — Unos pocos cientos de migrantes hondureños partieron el martes antes del amanecer rumbo a la frontera con Guatemala con la esperanza de llegar hasta Estados Unidos, pero para la tarde ya se habían dispersado en gran medida.

Otras caravanas que recientemente emprendieron el viaje han sido desarticuladas por las autoridades guatemaltecas, y este grupo relativamente pequeño pareció disolverse antes de llegar a la frontera con Guatemala en un día en el que la vicepresidenta Kamala Harris habló con el presidente guatemalteco Alejandro Giammattei sobre cuestiones de migración.

Hombres y mujeres jóvenes, así como familias que cargaban niños pequeños, caminaron por una carretera muy transitada de seis carriles que sale de San Pedro Sula. Formaron pequeños grupos, y muchos de ellos consiguieron viajes gratuitos hacia el cruce fronterizo en Corinto.

Pero fueron relativamente pocos los que llegaron al paso fronterizo oficial, ya que probablemente muchos decidieron cruzar en los numerosos puntos ciegos que hay a lo largo de la frontera para evitar ser detectados. Antes de llegar a la frontera, en el lado hondureño, había tres puestos de control donde las autoridades revisaban los documentos de los migrantes, sobre todo de aquellos que viajaban con niños. En el lado guatemalteco, había varios retenes militares más.

Desde hace días circulaban convocatorias para formar una nueva caravana de migrantes, pero acudió menos gente de la que se reunió en enero. Esa caravana, que llegó a tener algunos miles de personas, fue dispersada por las autoridades guatemaltecas con gases lacrimógenos y equipo antimotines.

Los gobiernos de México y Guatemala han adoptado recientemente medidas más estrictas contra esas caravanas, presionados por Estados Unidos.

Sin embargo, esos grupos grandes de viajeros representan sólo una fracción de los flujos regulares diarios de migrantes, los cuales suelen pasar relativamente desapercibidos. La semana pasada, México comenzó a limitar los cruces en su frontera sur a únicamente viajes esenciales, e incrementó los operativos para interceptar a migrantes en la región, en especial familias.

Entre los migrantes ha habido esperanzas de que el gobierno del presidente estadounidense Joe Biden adopte una posición más compasiva hacia ellos, pero funcionarios de la Casa Blanca llevan meses intentando dejar bien claro que la frontera de Estados Unidos está cerrada.

El martes, la Casa Blanca informó en un comunicado que la vicepresidenta estadounidense había hablado con Giammattei sobre “los considerables riesgos que corren aquellos que abandonan sus hogares y hacen el peligroso viaje a Estados Unidos, sobre todo durante una pandemia”.

Harris y Giammattei hablaron sobre programas para combatir las causas profundas de la migración, y la vicepresidenta le agradeció por sus “esfuerzos para proteger la frontera sur de Guatemala”.