Advertisement

Una caravana compuesta por miles de inmigrantes hondureños se dirige al norte con la esperanza de cruzar la frontera de Estados Unidos. Es posible que hayas escuchado varias cosas que dan miedo al respecto. ¿Qué es cierto y qué es falso en todo esto?

A continuación cinco acusaciones que circulan en Internet y que definitivamente son “hechos alternativos”.

Advertisemen

MITO 1: La caravana está financiada por los demócratas.

El jueves pasado, Donald Trump aseguró en un mitin de campaña que “se les ha estado enviando mucho dinero a las personas” que viajan hacia el norte desde Honduras.

El representante republicano por Florida Matt Gaetz compartió un video corto que Trump luego promocionó sobre la entrega de dinero en efectivo a los migrantes, sugiriendo que estaban siendo financiados por el activista e inversor de izquierda George Soros.

LOS HECHOS: No hay evidencia de que la caravana esté siendo dirigida por alguien que no sea hondureño.

Fue Bartolo Fuentes, exlegislador y activista social hondureño, quien originalmente se dirigió a sus compatriotas, llamándolos a reunirse en la estación de autobuses de San Pedro Sula para salir del país.

La policía guatemalteca arrestó a Fuentes la semana pasada en medio de una multitud, poco después de que Trump amenazara a Guatemala y a Honduras con cortarles los fondos si no detenían la caravana.

De todos modos, la caravana ahora continúa sin Fuentes. A la cabeza va un puñado de líderes diferentes que toman decisiones logísticas sobre cuándo partir de cada ciudad.

Expertos en inmigración atribuyen el tamaño de la caravana y el momento de su viaje al clima más fresco, así como a la violencia de pandillas y a la agitación política en Honduras después de las elecciones presidenciales del año pasado en el país.

“Las caravanas se organizan para ayudar a proteger a los refugiados y migrantes centroamericanos en su peligroso viaje a través de México y para llamar la atención sobre sus solicitudes de asilo”, afirma Elizabeth Oglesby, profesora del Centro de Estudios para América Latina de la Universidad de Arizona.

MITO 2: “Entre ellos van criminales y desconocidos de Oriente Medio”.

En uno de sus varios tweets sobre la caravana, este lunes en la mañana Trump dijo que había delincuentes y personas de Oriente Medio que también viajaban con los hondureños. El tweet implicaba que hay una porción significativa de personas que utilizan a esta caravana para colarse en Estados Unidos para hacer daño.

LOS HECHOS: El Departamento de Seguridad Nacional puede recopilar datos biométricos a medida que los migrantes pasan por las fronteras de los países de América Central. Un ex alto funcionario de inteligencia al tanto de la información de inteligencia actual le dijo a NBC News que no hay evidencia de que algún terrorista del Oriente Medio esté escondido en la caravana.

Durante años, los inmigrantes provenientes de África y Oriente Medio han cruzado de manera rutinaria ilegalmente la frontera de EEUU con México, pero su número palidece en comparación con el número de centroamericanos. El año fiscal pasado, estos representaron menos de una de cada 100 (0,7%) de las detenciones en la frontera, según el Departamento de Seguridad Interna, DHS.

Los casos de terroristas, presuntos o conocidos, que cruzan la frontera sur son increíblemente raros, agregó el funcionario. Además, los documentos internos del gobierno de Estados Unidos sobre la caravana no mencionan a ciudadanos de Oriente Medio, a delincuentes ni a la amenaza del terrorismo.

MITO 3: La frontera será inundada por la caravana

Rutinariamente, Trump ha catalogado a la caravana como una mafia, por lo que ya amenazó con cerrar la frontera para evitar que ingresen a Estados Unidos.

LOS HECHOS: Aunque el tamaño de la caravana, que se estima en unas 7,000 personas, no tiene precedentes, es poco probable que todos sus miembros lleguen al mismo tiempo.

La porción más grande de los migrantes que atravesaron Guatemala en su totalidad se estimó entre 2,000 y 3,000 personas, mientras que otros grupos más pequeños se quedaron atrás.

Según Adam Isacson, del grupo defensor de los derechos Washington Office on Latin America, la mayoría de las caravanas se escinden aún más una vez que llegan a México.

“Es prácticamente impensable que varios miles de personas marchen y permanezcan juntos durante 1600 millas”, aseguró Isacson, y agregó que hay muchos puntos de control que los migrantes tendrán que atravesar en México.

Algunos de ellos hasta pueden optar por solicitar asilo en México, concluyó.

MITO 4: La caravana ha provocado una emergencia nacional.

Trump tuiteó este lunes: “He alertado a la Patrulla Fronteriza y al Ejército de que se trata de una Emergencia Nacional (SIC)”.

LOS HECHOS: Altos funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza de EEUU le informaron a NBC News que no habían recibido órdenes especiales sobre cómo lidiar con la caravana de migrantes que se aproxima.

De hecho, el número de inmigrantes detenidos en la frontera sur ha aumentado en los últimos meses. En septiembre, el número de familias aprehendidas aumentó en un 80% con respecto a agosto, según informes de los medios de comunicación sobre cifras que no se han publicado oficialmente aún.

Según Elizabeth Oglesby, la caravana ha “aumentado la visibilidad” de una crisis en Centroamérica que ya estaba en curso.

MITO 5: Todo es culpa de los demócratas.

En sus mítines y en Twitter, Donald Trump ha culpado cada vez más a los demócratas por no haber aprobado una reforma migratoria que le permitiría a su gobierno fortalecer los controles en la frontera.

LOS HECHOS: Desde enero de 2017, los republicanos han controlado la Casa Blanca y ambas cámaras del Congreso; sin embargo, no han aprobado una reforma migratoria ni financiado el muro fronterizo propuesto por Trump.

Las decisiones de los tribunales federales y la ley internacional de asilo dictan muchas reglas que obstaculizan los deseos de Trump; entre estas se encuentran las leyes sobre el tiempo que pueden permanecer detenidos los menores de edad y los derechos de los solicitantes de asilo. Esas decisiones no se anularán fácilmente, ni siquiera con una nueva legislación sobre inmigración.