Cleveland traspasa a Lindor y Carrasco a los Mets

0
38
ARCHIVO - Francisco Lindor de los Indios de Cleveland recorre las bases tras batear un doble ante los Medias Blancas de Chicago. El torpedero ha sido traspasado a los Mets de Nueva York. (AP Foto/Nam Y. Huh, archivo)

(AP) — Los Indios reclutaron a Francisco Lindor y cultivaron sus talentos para que se convirtiera en un campocorto del Juego de Estrellas y en uno de los peloteros más completos de las mayores.

Cleveland llegó a una Serie Mundial con el boricua. Ahora, tendrá que arreglárselas sin él.

A sabiendas de que no podrían cumplir con sus exigencias salariales, los Indios cedieron en canje a Lindor y al pitcher venezolano Carlos Carrasco a los Mets de Nueva York, cuyo nuevo dueño quiere gastar a manos llenas.

El torpedero puertorriqueño — cuatro veces seleccionado para el Juego de Estrellas, fue cedido junto con Carrasco en un intento de los Indios por limitar su gasto. A cambio, Cleveland obtendrá a los infielders Andrés Giménez y Amed Rosario, el pitcher derecho Josh Wolf y el jardinero Isaiah Greene.

La intención de Cleveland es mantenerse competitivo y poner fin a la sequía más larga de las mayores sin el título de la Serie Mundial.

Los Indios sabían que este día llegaría. Pero ello no facilitó la decisión.

Se trata de gente especial, jugadores especiales”, manifestó Chris Antonetti, presidente de operaciones deportivas, quien afirmó que había llorado cuando informó a los peloteros que se marcharían a Nueva York. “Canjes como éste son realmente duros de realizar. Pero simultáneamente, sentimos que era correcto hacer esto. Ojalá que éste sea, pese a lo doloroso que resulta ahora, un canje que nos coloque en una buena posición para avanzar”.

Desprenderse de Lindor, elegible para declararse agente libre tras la campaña de 2021, era inevitable para un equipo en un mercado modesto como el de los Indios, que no tienen los recursos para competir en dólares con los ricos de las mayores. Rebanan 30 millones de dólares en su nómina al canjear a dos prominentes jugadores que eran muy queridos por sus aficionados.

“Son peloteros a los que queremos mucho. No son sólo peloteros, son gente que ama la organización y con grandes recuerdos aquí”, dijo Antonetti.

Para los Mets, pescar a Lindor es un jonrón y otra transacción de impacto por parte de Steven Cohen, el multimillonario dueño de un fondo de inversiones que el 6 de noviembre completó la adquisición del club con la promesa de incrementar el gasto.

Una asignatura inmediato será tratar de atar a Lindor con un contrato a largo plazo, algo que no estaba al alcance de los Indios.

Lindor, de 27 años, es uno de los peloteros más completos de las Grandes Ligas, capaz de ganar juegos con su bate, guante o las piernas. Batea para .285 en su trayectoria carrera, promediando 29 jonrones, 86 carreras impulsadas y 21 robos, en seis temporadas en las mayores — todas en Cleveland.

También era el rostro de la franquicia de los Indios. Su carisma y exuberante disposición al jugar le convirtieron en uno de los deportistas más populares en Cleveland.

Pero ya no estará, y los Indios echarán de menos a su mejor ficha y a sus fanáticos enojados con el dueño Paul Dolan.

Carrasco protagonizó un admirable regreso al béisbol, recuperándose de un tratamiento por leucemia para afianzarse como uno de los abridores más efectivos de la Liga Americana. El venezolano de 33 años tiene un récord de por vida de 88-73 con efectividad de 3.73.

Con una abundancia de jóvenes pitchers, como Shane Bieber (flamante ganador del Cy Young), los Indios podían ceder a alguien del calibre de Carrasco.

El derecho no era imprescindible. Pero encontrar un sucesor a Lindor asoma mucho más complicado.

Cleveland no tenía alternativas. Lindor había rechazado múltiples ofertas de contratos a largo plazo por parte de los Indios, confiado que recibiría más dinero con clubes de las grandes ciudades como agente libre.

Está comprometido para una temporada más, así que los Mets tendrán que moverse rápido para atarlo por varios años.

Cohen busca darle un vuelco a una franquicia que ambiciona su primera corona de la Serie Mundial desde 1986.