Colombia llama a EEUU su aliado y promete no darle sorpresas

0
67
El ministro de Relaciones Exteriores colombiano, Álvaro Leyva Durán, a la izquierda, y el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, a su salida del X Diálogo de Alto Nivel entre Colombia y Estados Unidos que se realiza en Washington, el lunes 27 de marzo de 2023. (Stefani Reynolds/Pool Foto vía AP)

(AP) — Colombia apuesta por conservar a Estados Unidos como su aliado y promete no darle sorpresas ante los cambios en el enfoque de la agenda bilateral que impulsa el primer gobierno de izquierda en cabeza del presidente Gustavo Petro.

“Hay un nuevo jefe de Estado que tiene un discurso, pero que no sorprende. Nunca habrá una sorpresa de parte nuestra con la relación de nuestro aliado de siempre, que son los Estados Unidos de América”, dijo el lunes el ministro de Relaciones Exteriores, Álvaro Leyva Durán, durante la instalación del X Diálogo de Alto Nivel entre Colombia y Estados Unidos que se realiza en Washington.

A su turno, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, resaltó la relación fuerte que han compartido ambos países durante dos siglos de relaciones y que se “ha ampliado” a través de los gobiernos. Añadió que tienen como base común ser dos democracias vibrantes.

Leyva Durán resaltó que la agenda bilateral en el Diálogo de Alto Nivel se ha diversificado y ya no se centra solo en la lucha antinarcóticos, también avanza hacia el medioambiente, la migración, las oportunidades económicas y la energía.

“Éramos el país de la coca, hoy somos una de las grandes esponjas para ponerle solución a la posible desaparición del género humano en el planeta, estamos salvando el planeta”, afirmó Leyva.

Blinken aseguró que Estados Unidos quiere ayudar a Colombia a alcanzar sus ambiciones climáticas con la protección del Amazonas y la asistencia técnica en proyectos de energía solar y eólica.

En cuanto a la estrategia antinarcóticos, Blinken reafirmó que están trabajando en un “enfoque holístico” con el que estudian la forma de reducir la demanda de narcóticos invirtiendo en la prevención del abuso de sustancias y el tratamiento de quienes luchan con la adicción porque “este es fundamentalmente un problema de salud pública”.

Blinken añadió que también se trata de debatir las formas de reducir la oferta, por lo que planteó fortalecer la interdicción del tráfico de drogas por tierra y mar y proporcionar a las comunidades vulnerables formas alternativas de ganarse la vida.

Petro se ha propuesto modificar la estrategia antinarcóticos al considerar que la “guerra contra las drogas ha fracasado” bajo el enfoque prohibicionista, por lo que plantea incrementar la capacidad de interdicción, de inteligencia para capturar a los grandes narcotraficantes y cesar la persecución a los pequeños cultivadores de hoja de coca -materia prima de la cocaína- a los que les propone pasar a la legalidad con programas de sustitución de cultivos ilícitos.

Colombia alcanzó en 2021 un nivel histórico de 204.000 hectáreas de hoja de coca sembradas, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés). Sin embargo, en el marco de esa nueva estrategia, la policía colombiana se trazó como meta erradicar 20.000 hectáreas de cultivos ilícitos durante el 2023, lo que significa una reducción frente a la meta de 50.000 hectáreas del 2022.

Estados Unidos y Colombia están discutiendo cómo funcionará la reevaluación de la política antinarcóticos que privilegia la erradicación voluntaria de los cultivadores sobre la que hace la fuerza pública por imposición. “Creemos que es muy difícil tener éxito si no hay presión a la baja sobre el cultivo y particularmente antes de que un programa voluntario de erradicación esté en marcha”, dijo Brian Nichols, subsecretario de Estado para el hemisferio occidental, ante el Senado estadounidense el 15 de marzo.

Leyva aseguró que buscan convocar para el segundo semestre de este año una conferencia latinoamericana sobre el narcotráfico que “dejó de ser un tema colombiano”. Y apuntó: “Hay una multinacional del narcotráfico que está golpeando el continente”.

En cuando a la creciente migración, preocupación que ambos países comparten, Blinken resaltó que Colombia ha cobijado a más de 1,5 millones de venezolanos que se encuentran en su territorio con el Estatuto Temporal de Protección que les permite integrarse a la economía y acceder a servicios de educación y salud.

“Colombia está mostrando la forma en que la migración, cuando se gestiona de manera segura, humana y como región, puede aumentar la estabilidad y puede ser una oportunidad, no una carga, para las comunidades”, señaló Blinken.

Por su parte, Leyva recordó que Petro propuso durante el fin de semana al presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador hacer una cumbre de países americanos alrededor del tema de migración en Ciudad de México para abordar el tema en conjunto “sin exclusiones de tipo político”.