Advertisement

Comentamos en el artículo anterior que hay que beber unos dos litros de agua al día, pero por favor con matices, o sea distribuir su ingesta durante el día, y no tomar un litro de agua de un ‘jalón’cada vez que aparezca la sensación de sed. Recuerdo de niña, cuando me decían “no te embuches de agua que entonces no querrás comer”, y es que si bebes de un ‘jalón’ un litro de agua diluyes los jugos gástricos dificultando la digestión de alimentos y además las paredes del estómago se dilatan favoreciendo la obesidad al perder la sensación de saciedad de un estómago chico. Todos bebemos agua para mantenernos hidratados, y mientras más calor o energía disipamos de nuestro cuerpo mayor será la necesidad de beber agua; pero, recomendamos beber agua a lo largo del día, y alternarla simplemente como tizana, sea del tipo verde, de manzanilla, jengibre, caña santa, uña de gato, canela, anís, menta, entre los más comunes.

Sin dudas, muchas personas sustituyen porciones de aguas por té en algunas ocasiones del día, y es costumbre de países nórdicos y orientales el alto consumo de té. En sentido general, las infusiones ayudan a retrasar la fatiga, favorece la síntesis muscular, permite al cuerpo soportar mayor estrés físico y mental, controla la presión arterial, ayuda a mejorar la creatividad, inclusive hasta se le atribuyen propiedades afrodisíacas. Es cierto que algunos tipos de té favorecen más la eliminación de radicales libres, como es el caso del té verde, otros al sistema inmunológico como el té de uña de gato, y otros a la producción esteroides anabolizantes como el té de jengibre.
Sin embargo, el exceso de ingestión de té durante períodos de tiempo prolongados, como el de cualquier estimulante del sistema nervioso central produce estados de nerviosismo, ansiedad, insomnio, migraña y hasta estados de agresividad.
Resulta difícil determinar cuál es la dosis adecuada, pero hasta cuatro tasas al día estará bien, en la que incluye cualquier otra bebida estimulante; así que puedes ayudarte consumiendo té moderadamente cuidándose de su adicción, respetando siempre que no sustituirá el agua, y que en cuyo caso tienes sintomatologías que afectan el comportamiento apropiado de tu sistema nervioso central, disminuye las tomas o déjalo inmediatamente.

Advertisemen

Pero ciertamente, la mitad de la población mundial consume té en sus diversas formas y variedades, sea cual sea el preferido, se consume frecuentemente este brebaje ya que tiene múltiples beneficios para nuestro organismo, los cuales trataremos de evaluar de una forma resumida, como sigue:

• Antioxidantes: El té contiene antioxidantes que pueden ayudar a retrasar el proceso de envejecimiento, regenerar y reparar las células. Muchos estudios sugieren que los antioxidantes ayudan a prevenir el cáncer, la diabetes, y sobre todo el té verde podría ayudar a reducir el riesgo de contraer diabetes tipo 2.

• Sistema inmunológico: Ayuda a fortalecer el sistema inmune ya que su contenido de flavonoides y vitamina H asisten al buen funcionamiento de las defensas del cuerpo y previenen el daño celular. El té negro puede reducir los efectos del estrés. Varios estudios sobre los efectos del té verde frente a los antibióticos, dice que contribuye en aumentar los efectos dirigidos a matar las bacterias.

• Reduce accidentes cardiovasculares: Beber té previene la formación de peligrosos coágulos de sangre que a menudo son la causa de los accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos. También ayuda a disminuir la presión arterial. Si se bebe todos los días ayuda a reducir el riesgo de hipertensión arterial y el riesgo de un ataque al corazón.

• Combate las caries: Aunque no lo creas beber té incluso reduce la placa bacteriana, esto debido a que los compuestos en el té son capaces de reducir el ácido de las bacterias que causan caries en la boca. Los taninos presentes en el té aportan flúor natural y protegen al esmalte dental de los efectos que produce la placa bacteriana en los dientes.

• Garantiza estar hidratado: Beber té te mantiene siempre hidratado a través del proceso de digestión, y muestra fehaciente es que el té ha sido utilizado durante miles de años como un digestivo después de las comidas.

• Beneficio cognitivo: El té verde en particular tiene un tipo de antioxidantes que estimula el buen funcionamiento de la memoria y protege al cerebro del desarrollo de enfermedades cognitivas como el Alzheimer.

Si quieres cuidar de un buen régimen de alimentación, lo ideal es tomar una taza de té después de cada comida ya que actuará como bloqueador natural de la grasa, especialmente de la grasa abdominal, evitando su absorción entre otros beneficios, y si desea profundizar un poco más, comuníquese con nosotros a través de nuestro teléfono: 561-512-9081, o vía info@calvetpersonaltraining.com o en la página web: www.calvetpersonaltraining.com, o incluso puede visitarnos en el 7428 S Dixie Hwy, West Palm Beach, FL 33405.