¿Cómo mantener la mente activa en la tercera edad?

0
40

No es menos cierto que al llegar a la tercera edad o edad dorada se dejan de hacer muchas actividades debido a los cambios que experimenta el cuerpo humano.

Por ejemplo, algunas personas a los sesenta años les será difícil leer un libro o ensartar una aguja sin tener que usar lentes, desde luego que hay muchas que a esa edad no necesitan ayuda.

Sin embargo, es posible mantener a base de procedimientos ciertas capacidades como es una mente ágil.

Una mente activa durante la tercera edad garantizará mantener las funciones intelectuales y la capacidad de razonamiento y aprendizaje.

Es cierto que a medida que avanzan los años se va perdiendo habilidades como la memoria, el aprendizaje o el razonamiento.

No obstante, existen actividades específicas de rehabilitación para recuperar las capacidades perdidas, entre ellas podemos citar las siguientes:

Ejercitar la mente.

Para mantener la mente activa y ágil es importante realizar actividades como la lectura diaria y juegos tales como crucigrama, ajedrez y sudoku.

También si tiene una computadora o tableta busque juegos online que representan un estímulo para diferentes áreas del cerebro y agiliza la memoria y la concentración.

Alimentación saludable.

Los hábitos de alimenticios guardan una estrecha relación con la agilidad mental.

Por ello es importante escoger alimentos que nutran el cerebro y la memoria como: nueces, aguacates, pescados con ácidos grasos Omega-3, frutas, vegetales, granos y aumentar el consumo de lácteos (leche y sus derivados), sobre todo el yogur natural.

Del mismo modo, es importante evitar alimentos con grasas trans que saturan las arterias y reducen la función cerebral.

Actividad social con amigos y familiares.

La relación entre amigos de amigos y familiares regularmente representa un estímulo mental muy importante, así como participar en grupos de actividades y recreación que ofrecen muchos centros comunitarios para la tercera edad.
Estos grupos dan la oportunidad de mantener una vida social amena y estimulante para la mente.

Hacer ejercicios.

Es sabido que al llegar a esta etapa de la vida se presentan ciertas limitaciones; pero, por ello no se debería dejar de hacer ejercicios, al contrario es cuando más necesitan tener una rutina de ejercicios adecuado para sus limitaciones.

Las actividades físicas más convenientes son: caminar, nadar, aeróbicos, montar bicicleta, yoga, natación y bailar, entre otros.

Buena calidad de sueño.

Dormir bien es fundamental para asegurar las funciones de la memoria, por ello los expertos recomiendan dormir de 6 a 8 horas.

También hay que tener presente evitar bebidas con cafeína y otros estimulantes para amanecer todos los días con una mente fresca y descansada que apoye la agilidad de la memoria.

Recuerden antes de poner en práctica algunos de los consejos antes mencionados es necesario consultar con su doctor. ¡No lo olviden!