Advertisement

Un estudio reciente de las universidades de Bristol, Cambridge y Oxford ha determinado, por ejemplo, que comer diez porciones de tomate a la semana, ya sea fresco, triturado, en cremas o salsas reduce en un 18 por ciento el riesgo de desarrollar cáncer de próstata convirtiéndose en un arma eficaz para prevenirlo, además protege el corazón y ayuda a reducir el colesterol.

El estudio, publicado en la revista médica «Cancer Epidemiology, Biomarkers and Prevention», fué financiado por el Instituto Nacional para la Investigación en Salud (NIHR), y es el primero en su tipo que plantea indicaciones dietéticas frente al cáncer de próstata, basado en tres elementos: selenio, calcio y alimentos ricos en licopeno, un antioxidante que lucha contra las toxinas que causan daño celular y en el ADN.

Advertisemen

El estudio demostró que los hombres que mantenían una ingesta óptima de estos tres componentes tenían un menor riesgo de desarrollar este tipo de tumor. Pero fueron los tomates y sus derivados, con un alto contenido en licopeno, los que demostraron tener un mayor beneficio.

Consumir tomate ayudaría a prevenir el cáncer de próstata