Advertisement

Todos sabemos qué es crisis.  Cambio favorable o desfavorable,

conflicto, tensión. dificultad, riesgo, peligro.

Advertisemen

Actualmente el mundo entero está sufriendo de crisis y lo más

angustioso es que parece no haber curas o medicinas apropiadas

para aliviar las crisis existentes.

Crisis ministeriales, políticas, económicas, laborales, judiciales,

estudiantiles, etc.etc. Mirándolo en orden vemos que los “queridos”

ministros, parlamentarios, políticos juegan con el país, con el

pueblo como les da la gana y se quedan tan tranquilos como si

estuvieran mirando un partido de fútbol. Y lo peor de todo es que

el balón que utilizan para ese juego somos nosotros, el pueblo,

el que se lleva la peor parte.  El país pierde una cantidad increíble

de dinero y ellos, con echarse la culpa entre los diferentes partidos

se “lavan” las manos.  Siguen tan campantes como si salieran de

un banquete, de una fiesta a todo dar.  Los banqueros, los que

tienen el poder económico hacen sus patrañas y que el pueblo,

el consumidor pague las consecuencias.  Los patrones o jefes

que tienen el mando y abusan de los menos favorecidos exageran

en sus exigencias y merman los salarios.

Los jueces dan veredictos (no siempre los más justos) y se les

olvida que muchos de ellos han sido “juzgados” porque los

descubrieron como “atracadores, maleantes y “ganadores” de uno,

o dos DUI.  Y para qué hablar del resto de las crisis que hoy día

sufre y padece la humanidad entera? Porque cada país, tiene

una hoja de vida llena de corrupción, de injusticia, de malos manejos,

de “tapaditos” que avergüenzan a cualquiera que tenga dignidad,

y pueda levantar su cara porque no ha cometido ningún crimen y le

ha dado a su gente, a su pueblo todo lo que le corresponde.

 

Lo más preocupante y angustioso es la crisis que sufre hoy día aquel

conglomerado saturado de droga, pornografía, mafia, inmoralidad.

Hoy, los padres de familia sufren crisis por divorcios, hogares en

los cuales los que mandan son los hijos.  Crisis porque muchísimas

jóvenes adolescentes está próximas a ser madres de familia.

Es realmente también triste y doloroso ver que la iglesia del Señor,

de cualquier denominación está sufriendo de crisis por los malos

ejemplos que se ven. (los que se publican y los que seguramente se

quedan “bien escondidos”) Entonces nos preguntamos ¿ a dónde

vamos a parar? ¿qué se puede esperar de las futuras y próximas

generaciones?

 

Haciendo la salvedad que dentro de la corrupción que provocan

todas estas crisis, todavía queda parte de la humanidad que hace

y quiere seguir haciendo lo correcto, lo sano, lo bueno, lo que es

aceptable y agradable ante los ojos de Dios.

Solo si tomamos consciencia que cada uno de nosotros tenemos

la obligación de mejorar cada día, contribuir con nuestro granito

de arena para tener un futuro más limpio, menos corrompido, más

fiel a la Ley Divina, podrá el mundo más adelante, estar en mejores

condiciones porque viviendo una vida con calidad moral, intachable,

las demás cosas vendrán por añadidura.

Crisis