Advertisement

Cruz Azul apeló a su mejor posición en la tabla general para avanzar a la final luego de empatar 1-1 en el global de la semifinal ante Monterrey.

Ahora el equipo de Pedro Caixinha espera conocer a su rival, pero la posibilidad de que se repita la final de hace cinco años ante América hace que este sea el escenario de preferencia para los cementeros.

Advertisemen

Las Águilas empataron a uno en la ida ante Pumas y dependen de un triunfo por cualquier marcador para cumplir el cometido.

ADVERTISEMENT

Cruz Azul ansía saciar su sed de revancha luego de ver cómo su noveno título se escapaba de las manos tras una ventaja global 2-0 y con un agónico autogol de Alejandro Castro luego del cabezazo de Moisés Muñoz que forzó los penales.

Este deseo, además, no ha sido un secreto pues los propios jugadores. Contrario a la humildad que pide el técnico Pedro Caixinha, han revelado su interés de enfrentar una vez más a las Águilas y con la curiosidad de que este torneo compartieron su casa en el Estadio Azteca.

“Queremos la final contra América en el Estadio Azteca. Podríamos tener esa revancha tan anhelada y conseguir la novena estrella”, comentó Rafael Baca apenas el martes sin haber disputado la semifinal de ida ante Monterrey.

Es así que la mejor forma de erradicar las cruzazuleadas que han manchado la historia del club es precisamente enfrentando a la mayor y más grave de todas: ante su acérrimo rival azulcrema y con una poderosa arma de por medio.

Ricardo Peláez vivió ese último título de las Águilas y ahora ha sido uno de los pilares del rendimiento del plantel esta temporada.

Atrás quedaron los refuerzos que no rendían en momentos clave o que reportaban con la temporada ya iniciada.

El director deportivo armó un plantel que correspondió a su potencial con el liderato general y que ahora espera responder una vez más con la novena estrella al alcance de sus manos.