Cuba busca canje de Gross por agentes comunistas

0
631

El Gobierno de Cuba dijo esta semana que ha acogido con “preocupación” la noticia de la huelga de hambre del estadounidense Alan Gross, preso en la isla, y mostró su disposición a buscar con Washington una solución a este caso que contemple los reclamos de La Habana sobre sus agentes encarcelados en EEUU.

“El Gobierno cubano reitera su disposición a buscar, de conjunto con el Gobierno norteamericano, una solución al caso del señor Gross que contemple las preocupaciones humanitarias de Cuba relacionadas con el caso de los tres cubanos del grupo de los Cinco, que continúan injustamente encarcelados en Estados Unidos por más de 15 años”, señaló la Cancillería cubana en una nota oficial.

El contratista Alan Gross, encarcelado en Cuba desde 2009, inició el 3 de abril una huelga de hambre para protestar por el “trato inhumano” que recibe y reclamar a La Habana y a Washington su liberación, según informó el martes su abogado.

Con esa acción, Gross, de 64 años, quiere protestar por el trato que recibe de los Gobiernos de Cuba y de Estados Unidos así como por la “inacción” y “falta de un esfuerzo válido” por parte de ambos países para poner fin a su situación.

En la declaración oficial divulgada en La Habana, se explica que, desde su detención en 2009, este ciudadano estadounidense se encuentra recluido en un hospital “no porque su situación de salud lo requiera, sino porque allí se le garantiza atención especializada por parte de personal médico y de salud altamente calificado”.

“Están bajo control los padecimientos crónicos propios de su edad, para los cuales recibe tratamiento médico. Ha sido visitado por su esposa y su abogado, con los que mantiene además comunicaciones telefónicas y electrónicas sistemáticas, así como con otros familiares y amistades”, añade la Cancillería cubana.

Gross también recibe, según La Habana, accesos consulares mensuales de funcionarios diplomáticos estadounidenses y visitas de personalidades políticas y religiosas.

Cuba reitera en su nota que Alan Gross “fue detenido, procesado y sancionado por violar las leyes cubanas, al implementar un programa subversivo financiado por el Gobierno de Estados Unidos, mediante el establecimiento de sistemas de comunicaciones ilegales y encubiertos, con el uso de tecnología no comercial”.

Gross, contratista de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (Usaid, en inglés), fue arrestado y encarcelado el 3 de diciembre de 2009 y, 14 meses después, juzgado y condenado en la isla a 15 años de prisión.

El Gobierno estadounidense niega los cargos que Cuba imputa a Gross y sostiene que el contratista solo trataba de proporcionar acceso “sin censura” a internet para “una pequeña comunidad religiosa” judía en la isla.

El “caso Gross” se ha convertido en los últimos años en uno de los principales focos de tensión entre ambos países, enemistados desde hace más de medio siglo, junto con la situación de los agentes de la isla que están presos en Estados Unidos y que La Habana considera “héroes antiterroristas”.

La huelga de hambre de Gross se produce en medio de la polémica sobre Zunzuneo, una red social tipo Twitter organizada por EE.UU. en Cuba, cuya existencia reveló la semana pasada una agencia de noticias estadounidense. (Despachos combinados)

Cuba busca canje de Gross por agentes comunistas