Advertisement

Cuba suspendió el miércoles el Programa Más Médicos que envía miles médicos a Brasil para apoyar a los grupos más vulnerables en ese país. Ello en reacción a la posición del presidente electo Jair Bolsonario, quien criticó el esquema de cooperación con la isla y aseguró que buscará cambiar las condiciones del trato.

El programa fue iniciado hace cinco años bajo el auspicio y la coordinación de la Organización Panamericana de la Salud y para Cuba significa un ingreso de varios millones de dólares por los servicios prestados.

Advertisemen

“Bolsonaro, con referencias directas, despectivas y amenazantes a la presencia de nuestros médicos, ha declarado y reiterado que modificará términos y condiciones del Programa Más Médicos… al cuestionar la preparación de nuestros médicos y condicionar su permanencia en el programa a la reválida del título y cómo única vía contratación individual”, expresó el Ministerio de Salud de Cuba en un comunicado.

“No es aceptable que se cuestione la dignidad, la profesionalidad y el altruismo de los colaboradores cubanos”, agregó la nota de la dependencia oficial.

El comunicado aseguró que Cuba “no continuará” con el programa pero no ofreció detalles sobre si retirará en lo inmediato a sus especialistas o en qué plazo se producirá su salida.

Bolsonaro, quien asumirá el poder el 1 de enero, dijo que el programa se interrumpió porque Cuba no aceptó las condiciones fijadas por la nueva administración brasileña.

“Condicionamos la continuidad a la aplicación de un test de capacidad, salario total a los profesionales cubanos -hoy en su mayor parte destinado a la dictadura-, y a la libertad para que traigan a sus familias”, escribió Bolsonaro en su cuenta de Twitter. “Infelizmente, Cuba no aceptó”.

Cuba tiene convenios de envío de médicos y otros profesionales a 67 países para atender programas sociales en sectores marginados adonde no suelen ir los expertos de las propias naciones. Este servicio es uno de los principales ingresos de la isla, con un estimado de más de 10.000 millones de dólares anuales.

Venezuela, naciones africanas y hasta ahora Brasil estaban entre sus principales destinos.

En una declaración a comienzos de noviembre Bolsonaro cuestionó la calidad profesional de los médicos cubanos, llamó a las galenas “mujeres vestidas de blanco” y calificó al gobierno de la isla de dictadura. Durante la campaña electoral también había prometido “expulsar” a los médicos cubanos basado en el examen de revalidación de diplomas médicos obtenidos en el exterior.

Desde que se abrió el programa en agosto de 2013 bajo el auspicio de la entonces presidenta brasileña Dilma Rousseff cerca de 20.000 colaboradores cubanos prestaron servicios en Brasil, atendiendo a 113 millones de pacientes en más de 3.000 municipios y unas 700 alcaldías que por primera vez contaron con un especialista en su territorio, informó el ministerio.

Fuente: AP