Advertisement

(AP) — Las declaraciones públicas del miércoles del fiscal especial Robert Mueller, las primeras que vierte en relación con la investigación sobre Rusia, han dado pie a nuevos llamados en el Capitolio para abrir un juicio político al presidente Donald Trump, algo a lo que los líderes legislativos demócratas se han opuesto hasta la fecha.

En breves y sorprendentes aseveraciones en Washington, Mueller señaló que corresponde al Congreso decidir qué hacer con las conclusiones que ha presentado. El fiscal especial reiteró que por política del Departamento de Justicia, acusar a un presidente de un delito “no era una opción”. Pero subrayó asimismo que no podía exonerar a Trump. No obstante, señaló que la mencionada política estipula que “la Constitución obliga a un proceso que no sea en el sistema de justicia penal”.

Advertisemen

Debido al cierre de la oficina de Mueller y la perspectiva de que ya no hará más comentarios, algunos consideraron sus afirmaciones como una invitación abierta para que el Congreso comience los procedimientos para un juicio político.

“Nos está solicitando que hagamos lo que no se le permitió: llamar a cuentas al presidente”, afirmó la demócrata Val Demings, de la Comisión de Asuntos Jurídicos de la Cámara de Representantes, el panel con autoridad para impulsar un juicio político.

“Nos queda un camino para garantizar que se haga justicia”, dijo el senador Cory Booker, aspirante a la candidatura presidencial demócrata. “Está claro que la Cámara de Representantes debe comenzar el procedimiento de juicio político. Nadie está por encima de la ley”.

Sin embargo, los demócratas de alto rango tienen dudas de emprender solos un proceso de juicio político que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ha advertido sería divisivo para la nación. Los demócratas prefieren continuar investigando al presidente y reunir argumentos que, a decir de Pelosi, sean “muy convincentes para el pueblo estadounidense”.

“Estamos legislando, investigando y litigando”, declaró Pelosi el miércoles durante un acto en San Francisco.

“Nada está fuera de la mesa”, apuntó. “Queremos hacer lo correcto y que dé resultados”.

Durante una conferencia de prensa en Nueva York, el representante demócrata Jerrold Nadler, presidente de la Comisión de Asuntos Jurídicos, dijo que “todas las opciones están sobre la mesa y nada debe descartarse”.

La comisión de Nadler es una de las seis en la Cámara de Representantes que son controladas por los demócratas que efectúan decenas de pesquisas sobre asuntos como las declaraciones de impuestos de Trump, el manejo de la investigación sobre Rusia y el funcionamiento del gobierno.

“Dado que el fiscal especial Mueller carece de facultades para imputar cargos penales al presidente, recae en el Congreso responder a los delitos, mentiras y otras irregularidades del presidente Trump, y lo haremos”, afirmó Nadler en un comunicado emitido apenas después de las declaraciones de Mueller.

___

Los periodistas de The Associated Press, Laurie Kellman y Elana Schor, en Washington, contribuyeron a este despacho.