Advertisement

El presidente de EE. UU., Donald Trump, acordó “alterar el acuerdo de armisticio” que llevó a la finalización de la guerra de Corea a cambio de la desnuclearización de Pionyang, aseguró el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo. “A cambio de eso, el presidente se ha comprometido a asegurarse de que modifiquemos el acuerdo de armisticio, y proporcionar las garantías de seguridad que el presidente Kim (el líder norcoreano, Kim Jong-un) necesita”, dijo el secretario de Estado durante un acto con empresarios en el Detroit Economic Club, en Michigan.

Kim “dejó muy claro su compromiso de desnuclearizar por completo su país. Eso es todo. No son solo los sistemas de armas. Es todo”, agregó Pompeo.

Advertisemen

Pero el secretario de Estado también reconoció que aún hay muchos detalles por resolver después de la cumbre del pasado día 12. “Todavía tenemos que desarrollar todas las cosas que subyacen a los compromisos que se hicieron ese día en Singapur”, apuntó Pompeo.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, indicó en su rueda de prensa diaria que el Gobierno de Trump está “finalizando los detalles del proceso”, y confirmó los comentarios de Pompeo sobre el compromiso acerca de la modificación del
armisticio.

La semana pasada, Trump y Kim mantuvieron una histórica cumbre en Singapur, la primera entre un presidente estadounidense en funciones y un líder norcoreano.

La cumbre dio como resultado una declaración conjunta que comprometió a Estados Unidos a dar “garantías de seguridad” no especificadas a cambio de la “desnuclearización completa de la península de Corea”. La Guerra de Corea todavía está técnicamente en curso ya que terminó en un armisticio de 1953 y no en un tratado de paz.

Corea del Norte ha buscado durante mucho tiempo un tratado de paz como una forma de ganar legitimidad internacional.

La declaración de Trump y Kim asegura también que Estados Unidos y Corea del Norte acordaron trabajar para construir “un régimen de paz estable y duradero en la península de Corea”, pero no dio detalles sobre un tratado de paz ni sobre el proceso para lograr esos objetivos.

Suspenden ejercicios militares anuales
Asimismo, EE. UU. suspenderá las maniobras militares anuales que tenía previstas para agosto en la península de Corea, anunció la portavoz del Pentágono, Dana W. White, en un comunicado. “En coherencia con el compromiso del presidente (Donald) Trump y de acuerdo con el aliado de la República de Corea (Corea del Sur), las Fuerzas Armadas de Estados Unidos han suspendido toda planificación para el ‘juego de guerra’ defensivo de este agosto”, dijo White.

Los ejercicios militares, llamados Guardián de la Libertad, son unas maniobras “defensivas” que Washington y Seúl realizan anualmente “para mejorar la preparación” de sus fuerzas, “proteger la región y mantener la estabilidad de la península”.

En 2017, las maniobras se desarrollaron del 21 al 31 de agosto y en ellas participaron 17.500 militares estadounidenses, 3.000 de ellos llegados de fuera de las bases de Corea del Sur. Además de EE. UU. y Corea del Sur, en las maniobras participaron Colombia, Dinamarca, Australia, Canadá, Nueva Zelanda, el Reino Unido y Holanda, países todos ellos integrantes de la coalición liderada por Washington y Seúl en la guerra de Corea (1950-1953).

Aunque Corea del Norte siempre ha visto las maniobras como una “provocación”, según Estados Unidos “cumplen” con el armisticio firmado en 1953 y países neutrales ejercían de “observadores”.