Diana Nyad celebra 10 años de nadar de Cuba a Florida

0
94
En esta foto proporcionada por Florida Keys News Bureau, Diana Nyad, a la izquierda, después de ayudar a liberar a “Rocky”, una tortuga rehabilitada, en el Océano Atlántico el domingo 22 de octubre de 2023, en Key West, Florida. (Andy Newman/Florida Keys News Bureau vía AP)

(AP) — Una década después de nadar el traicionero paso desde Cuba hasta Key West, Diana Nyad regresó el domingo a la playa donde completó su hazaña épica, uniéndose a la liberación de una tortuga marina rehabilitada en el Turtle Hospital de los Cayos de Florida.

Nyad y su líder de la expedición de nado en Cuba, Bonnie Stoll, ayudaron a devolver a “Rocky”, una tortuga marina verde hembra de 54 kilos (120 libras), al Océano Atlántico en la playa Smathers de Key West mientras Nyad conmemoraba el aniversario con su antiguo equipo de apoyo.

Ese día de 2013, casi 2.000 personas acudieron a la playa para darle la bienvenida a Nyad cuando llegó a tierra después de su odisea de 178 kilómetros (111 millas), un nado sin parar que duró 52 horas y 54 minutos por el Estrecho de Florida desde La Habana.

Al tener éxito en su quinto intento a los 64 años, Nyad se convirtió en la primera persona en nadar desde Cuba hasta los Cayos sin una jaula para tiburones, a pesar de luchar contra las medusas, las náuseas y otros desafíos físicos y mentales.

El domingo fue una de las que ayudó al personal del Turtle Hospital a llevar a Rocky hasta la orilla del agua.

“Lo que me gusta de ellas es que comen medusas”, bromeó Nyad, refiriéndose a la dieta de las tortugas marinas verdes en estado salvaje. “Ojalá hubiéramos podido entrenar a Rocky para que nadara junto a mí y se comiera todas las medusas que encontráramos”.

Rescatada en enero por agentes de la Comisión de Conservación de Pesca y Vida Silvestre de Florida y transportada al hospital, Rocky necesitó una cirugía intestinal de ocho horas, tratamientos respiratorios, una transfusión de sangre y meses de medicamentos para sobrevivir.

Al llegar al agua, Rocky se alejó nadando de la playa antes de sumergirse en el Atlántico mientras Nyad, Stoll y varios cientos de espectadores aplaudían. Entre ellos se encontraban más de 30 miembros del equipo de apoyo a la natación en Cuba de Nyad que regresaron a Key West para la celebración del décimo aniversario.