Advertisement

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se declaró a sí mismo como un “nacionalista” durante un evento de campaña el lunes por la noche en Houston, Texas, identificándose oficialmente con la etiqueta que durante mucho tiempo ha definido su retórica populista y sus políticas proteccionistas.

“Un globalista es una persona que quiere que al mundo le vaya bien, francamente sin importarle mucho el país. Saben, no podemos tener eso”, dijo Trump, provocando abucheos del público.

Advertisemen

“Ustedes saben lo que yo soy, soy un nacionalista”, añadió mientras la multitud gritaba “¡Estados Unidos, Estados Unidos!”. “Utilicen esa palabra”.

El comentario representa la primera vez que Trump se ha asociado directamente con esa ideología política, que durante mucho tiempo ha definido su perspectiva y las políticas comerciales proteccionistas que ha implementado en un esfuerzo por impulsar la manufactura nacional.

La declaración se dio durante un evento de hora y media en el estadio de los Houston Rockets, donde el presidente reunió a su base de electores en este estado profundamente republicano a 15 días de las elecciones de mitad de periodo, promoviendo el temor a la inmigración ilegal, poniendo a los demócratas como cómplices de criminales y disfrutando de la gloria de sus logros.

Con su visita aparentemente dirigida a impulsar la reelección del senador Ted Cruz, el presidente subió al escenario después de una presentación de su antiguo enemigo político.

“Sabes, tuvimos nuestras pequeñas dificultades”, dijo Trump a carcajadas en el Toyota Center con capacidad para 18.000 personas en el centro de Houston.

Él y Cruz, dijo Trump, habían comenzado la campaña presidencial de 2016 como aliados, reuniendo a los conservadores en Washington al principio de la campaña. Pero finalmente, dijo Trump, los dos hombres decidieron que era “hora” de comenzar a atacarse entre sí.

“Y se puso desagradable”, dijo Trump.

Pero desde que fue elegido, dijo Trump, Cruz ha sido uno de sus mejores aliados en el Congreso.

“Y luego terminó (la campaña) y te diré qué, nadie me ha ayudado más con tus recortes de impuestos, con tu regulación, con todas las cosas… incluso con militares y nuestros veteranos, que el senador Ted Cruz”, dijo Trump y predijo que “en solo 15 días, la gente de Texas va a reelegir a un hombre que se ha convertido en un muy buen amigo mío”.

Fue un cambio radical desde la primavera de 2016, cuando Trump apelaba a la misma base de apoyo en un frenesí contra “Lyin ‘Ted”.