Advertisement

TORONTO (AP) — Después de azotar las Islas Vírgenes, las Bahamas y Carolina del Norte, la tormenta Dorian golpeó el extremo este de Canadá con vientos huracanados gran parte del domingo, dejando sin electricidad a cientos de miles de personas antes de empezar a debilitarse.

Dorian tocó tierra cerca de la ciudad de Halifax el sábado por la tarde, arrancó árboles y techos de edificios de apartamentos, y derribó una enorme grúa de construcción.

Advertisemen

Hasta el momento no se reportan muertes en Canadá, aunque se le atribuyen 50 decesos dentro de su trayectoria previa.

El vórtice del ciclón post-tropical se ubicaba a 600 kilómetros (375 millas) al norte de Cabo Race, en Terranova, el domingo por la noche, informó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos. Sus vientos máximos sostenidos habían disminuido a 95 kilómetros por hora (60 millas por hora), por debajo del umbral de 119 km/h (74 mph) para ser considerado un huracán. Se dirigía al este-noreste, hacia el río San Lorenzo, a 39 km/h (24 mph).

La trayectoria llevaba a la tormenta cerca o sobre el noroeste de Terranova o al este de Labrador y luego fuera nuevamente a las aguas del norte del Atlántico para la noche.

Las autoridades en Nueva Escocia le pidieron a la gente de la provincia que se mantuviera alejada de las carreteras para que las cuadrillas pudieran retirar árboles y escombros y restaurar la energía eléctrica.

Se desplegarán hasta 700 militares en las llamadas provincias marítimas para ayudar a restaurar la electricidad, despejar las carreteras y evacuar a los residentes en áreas inundadas, indicó el gobierno.

Más de 400.000 clientes se quedaron sin electricidad en el momento más álgido de la tormenta, informó Karen Hutt, directora de Nova Scotia Power Inc., de las cuales 50.000 ya tenían energía nuevamente. Aproximadamente el 80% de las casas y negocios de Nueva Escocia sufrieron apagones, la mayor cantidad en la historia de la compañía.

En Halifax, la grúa que se vino abajo se estrelló contra la parte lateral de un edificio en construcción. En el extremo sur de la ciudad, un techo fue arrancado de un complejo de apartamentos, y el bombero Jeff Paris dijo que varios edificios habitacionales fueron desalojados.

En la isla del Príncipe Eduardo alrededor del 75% de las viviendas y negocios no tenían electricidad el domingo por la tarde, de acuerdo con el Departamento de Seguridad Pública de la provincia.

Hasta ahora, la mayor devastación causada por la tormenta fue en las Bahamas, donde Dorian golpeó hace una semana como un huracán de categoría 5 con vientos de 295 km/h (185 mph), y luego se mantuvo cerca de la costa durante más de día y medio, destruyendo miles de casas. Aviones, cruceros y yates están ayudando a evacuar a personas de las Islas Ábaco, y las autoridades intentaban llegar a áreas aún aisladas por inundaciones y escombros.

La cifra de fallecimientos aumentó a 44 tras hallarse un cadáver adicional, dijo el domingo la ministra de Salud, Duane Sands. Cinco personas murieron en el sureste de Estados Unidos a consecuencia del paso de Dorian y una falleció en Puerto Rico.

Mientras tanto, las inundaciones mermaban en los Outer Banks de Carolina del Norte, dejando tras de sí un rastro lodoso de destrucción. Aparentemente los peores daños causados por la tormenta en Estados Unidos ocurrieron en la isla Ocracoke, que incluso con buen clima sólo es accesible en bote o por aire y es popular entre los turistas por sus playas vírgenes.

El gobernador Roy Cooper dijo que unas 800 personas permanecieron en la isla para esperar a Dorian, que tocó tierra el viernes por la mañana en los Outer Banks con menor fuerza que cuando devastó las Bahamas.

Cooper indicó que las autoridades no tenían noticia de lesionados graves en los Outer Banks debido a la tormenta. Unas 200 personas estaban en albergues y 45.000 sin electricidad el sábado, según la oficina del gobernador.

Dorian también golpeó el extremo oriental de Maine con intensas lluvias, fuertes vientos y marejadas mientras se desplazaba frente a la costa. Varios cientos de viviendas y negocios se quedaron sin electricidad.