Advertisement

El Dr. Jeffrey Fong, reumatólogo de Kaiser Permanente en California, ve dos categorías de pacientes de artritis (AR) con deficiencias del sueño: los recientemente diagnosticados que aún están adaptándose a controlar la enfermedad con sus medicamentos, y aquellos que han tenido AR por mucho tiempo de modo que el dolor está controlado. Comenta Dr. Fong: “Al principio, la gente tiende a necesitar más atención y asistencia con estas cosas, y conforme pasa el tiempo va aprendiendo a manejar la enfermedad y sus efectos”. Y comenta adicionalmente: “Sí puedo ayudarles a identificar estos factores para combatirlos de forma específica, por ejemplo, como modificaciones laborales, de estudios, la manera de sentarse, levantarse, caminar, incluso la forma de relaciones con amigos y familiares, para que lejos de agudizar, ayude a controlar la situación”.
Agrega a su comentario el Dr. Fong: “Algunos medicamentos comunes para la AR también contribuyen al insomnio, como el esteroide prednisona, que además de insomnio produce agitación o depresión; otro es la hidroxicloroquina (Plaquenil), un fármaco de menor efecto para la artritis, y que normalmente no lo prescribo, ya que a veces hace que se pongan inquietas, nerviosas y agitadas”.
Con los pacientes recientes, dice el doctor, lo que más les va a ayudar a modo de medicina preventiva es su esfuerzo por tratar de aliviar el dolor con autocontrol, haciendo ejercicios regularmente y esforzándose por acostumbrarse a dormir en un horario regularmente estable. Entonces, debe trabajar específicamente en la ansiedad derivada de los problemas que se confrontan en la vida diaria y del propio diagnóstico, desde preocuparse de la manera en que se desenvolverán en el trabajo, en el estudio, en la casa y el círculo de relaciones, a fin de minimizar que estos factores también puedan afectar el sueño y por ende agudizar la artritis (AR).
Muestra de ello también quedó plasmado en un estudio que ejecutó un grupo disciplinario de la Universidad de Pittsburgh en el 2011, ya que concluyó que el 61% de los pacientes de AR seleccionados al azar dormían mal y presentaban estas alteraciones agudizadas por falta de control y llevar una vida muy pasiva.
El Dr. Suneel S. Valla, especialista en sueño del Hospital San Luke en Bethlehem, PA, asevera que la fragmentación del sueño, o sea no conseguir una calidad adecuada del mismo, sucede en más de la mitad de sus pacientes de AR. Agrega que, del total de pacientes, (25-40) % reportan disturbios del sueño relacionados a la enfermedad, y se distinguen como los pacientes pasivos, manifestando sensaciones de fatiga y letargia. A modo de aclaración comentó el Dr. Valla: “La fatiga generalmente es cansancio físico, sentirse falto de energía y sin poder hacer mucho, y la letargia es la dificultad para permanecer despierto durante el día; de tal modo, que si usted se duerme cuando no lo quiere o toma siestas no planeadas, eso podría ser una pista de un trastorno primario del sueño.”
Por tal motivo, el Dr. Valla recomienda alternativamente, hacer hábitos de practicar algún deporte o llevar una rutina de ejercicios, o al menos caminar, montar bicicleta, o nadar varias millas diariamente; también aprender técnicas de relajación con un terapeuta o hablar con un psicólogo o psiquiatra sobre los problemas subyacentes puede ser útil. A veces, pequeñas modificaciones, tales como eliminar la cafeína en la tarde, apagar las pantallas de los aparatos electrónicos una hora antes de acostarse, o percatarse de que molesta para poder corregirlo, puede mejorar el sueño.
Una de las formas de AR más común en nuestra comunidad es la osteoartritis, consecuencia fundamental de factores genéticos, y de la que puedo comentar que mi experiencia padeciéndola crónicamente ha sido soportable gracias, hacer deportes y ejercicios especializado de tonificación, fortaleza muscular diariamente, dormir unas ocho horas, comer nutritivamente saludable y el consumo de productos naturales para ayudar a aliviar el dolor tales como la cúrcuma, el jengibre, las garras del diablo.
El ejercicio ayuda a disminuir el dolor y la rigidez, mantiene las articulaciones en movimiento, aumenta la fuerza muscular y la resistencia. A tales efectos, ser empeñadamente perseverante con un buen régimen de ejercicios es la mejor recomendación como medicina preventiva a tratamientos médicos con sus respectivos efectos y consecuencias secundarias; así que aprovecha la oportunidad que te ofrece Calvet Personal Training LLC en sus instalaciones, ubicado en el 7428 S Dixie Hwy, West Palm Beach, FL 33405, haga su cita al 561-512-9081 o a través de info@calvetpersonaltrainig.com, incluso puede visitar la pagina web www.calvetpersonaltraining.com

Advertisemen