Educando en el “patriotismo excepcionalista”

El pasado lunes 31 de agosto en conferencia de prensa, Donald Trump, presidente de los Estados Unidos de América, expresó que la nación debiera restablecer la “educación patriótica” en las escuelas como una manera de calmar la agitación en las ciudades y combatir las mentiras acerca del racismo en los Estados Unidos.

Trump culpó las violentas protestas en Portland , Oregon y en otras ciudades en meses recientes a la “indoctrinación por parte de la izquierda” en las escuelas y universidades, acusando a su vez a los demócratas de brindar apoyo moral y consuelo a “vándalos”.

Dicho esto, Trump ofreció su solución diciendo: A los niños se les debe enseñar que América es “una nación excepcional, libre y justa, merecedora de ser defendida, preservada y protegida”.

En aras de hacer referencia a cada uno de los párrafos anteriores en el orden enumerados hagamos la pregunta de rigor a cada uno de nuestros lectores:

– ¿Existe o no el racismo en América a la altura del Siglo XXI?

– ¿Cuáles son las “mentiras” acerca del racismo a las que Trump hace referencia?

– ¿No está el presidente al tanto de los múltiples incidentes en que miembros de las fuerzas policiacas han disparado y asesinado a hombre y mujeres de la raza negra durante los últimos dos años, durante su presidencia?

Si no ha podido contestar a ninguna de estas preguntas de manera favorable a la administración de Trump entonces: la existencia del “racismo” en nuestra nación no es una mentira… es una verdad innegable. Nuestra nación es todavía prisionera del racismo sistémico.

Hablando de las “protestas violentas”, tanto en Portland, Oregon como en otras ciudades en meses recientes: nuestro pueblo, hombres y mujeres, blancos, negros, hispanos, orientales, jóvenes, viejos y otros; en el legítimo y excepcional derecho que nos confiere nuestra Constitución, han marchado unidos, en protesta por el racismo sistémico que enferma nuestro compromiso democrático, demandando igualdad y justicia para todos, independiente de su raza, color, sexo, preferencia sexual o religiosa.

Esas protestas en el Siglo XXI, son ecos a otras protestas del pasado: la protesta conocida como el “Boston Tea Party” (durante la cual, dicho sea de paso, hubo vandalismo) que originó el nacimiento de los Estados Unidos como nación independiente, las protestas que culminaron en la ratificación de la Enmienda Decimo Novena de nuestra Constitución, otorgándole el derecho al voto a las mujeres, las protestas que culminaron en el reconocimiento de la igualdad de derechos civiles a los negros…por mencionar algunas.

Presidente Don…o Don presidente, el derecho a la protesta ciudadana es un derecho constitucional reconocido en la Primera Enmienda de nuestra Constitución… mucho antes de que existieran la “derecha y la izquierda” de la cual usted tanto habla.

Finalmente estoy en completo acuerdo con Trump en cuanto a que: “A los niños se les debe enseñar que América es una nación excepcional, libre y justa, merecedora de ser defendida, preservada y protegida”.

Son precisamente la libertad y la justicia, aplicadas de manera uniforme a todos, sin abusos contra las minorías por parte del sistema, lo que nos hará una nación excepcional… cuando esto verdaderamente ocurra, la nación será, por fin“merecedora de ser defendida, preservada y protegida”.

Mientras esto no ocurra es nuestra obligación y responsabilidad… PROTESTAR.

Similar Articles

Comments

Noticias recientes