Advertisement

Sesenta y nueve inmigrantes fueron detenidos en territorio estadounidense después de que intentaran cruzar por la fuerza la frontera desde Tijuana (México), informó hoy Kevin McAleenan, Comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza de EEUU.

El grupo, que formó parte de una manifestación realizada en suelo mexicano, habría atacado con botellas y piedras a oficiales que resguardaban la barda que divide los dos países en la zona californiana de San Ysidro, por lo que se vieron obligados a responder con el uso de gas lacrimógeno, detalló a CNN el jefe de sector de la Patrulla Fronteriza en San Diego, Rodney Scott.

Advertisemen

“En un inicio, teníamos dos o tres agentes enfrentando a cientos de personas en ese momento, así que utilizaron el gas para protegerse y proteger a la frontera”, dijo en declaraciones a la cadena de noticias.

Scott detalló que tres agentes fueron agredidos, pero debido a que portaban equipo antimotines no presentaron heridas de consideración, mientras que los vehículos estacionados en el lugar de los hechos fueron dañados por el impacto de los objetos lanzados por los inmigrantes, agregó.

Al grupo de 69 personas detenidas en el lado estadounidense, entre ellos al menos ocho mujeres, se suman más de 90 arrestos del lado mexicano. Sin embargo, Scott reconoció que “numerosas personas” lograron cruzar la frontera a través de tramos en donde no se ha podido reforzar el muro entre San Diego y Tijuana.

La tensión se elevó este domingo cuando integrantes de la caravana migrante que llegó a la frontera en búsqueda de asilo político rompieron la valla de seguridad instalada por la Policía mexicana y se aproximaron hacia el puerto de entrada a los Estados Unidos.

Integrantes de este numeroso grupo lograron abrir una brecha en la barda estadounidense, por la que cruzaron ilegalmente decenas de personas.