El apasionado populista de derecha Javier Milei gana la presidencia de Argentina y promete cambios “drásticos”

0
91

(AP) — El populista Javier Milei ganó contundentemente las elecciones presidenciales de Argentina el domingo, girando al país hacia la derecha luego de una campaña ferozmente polarizada en la que prometió una reestructuración dramática del Estado para enfrentar la creciente inflación y la creciente pobreza.

Con el 99,4% de los votos escrutados en la segunda vuelta presidencial, Milei obtuvo el 55,7% y el ministro de Economía, Sergio Massa, el 44,3%, según la autoridad electoral argentina. Se trata del margen de victoria más amplio en una carrera presidencial desde el regreso del país sudamericano a la democracia en 1983.

En las calles de Buenos Aires, los conductores tocaron las bocinas y muchos salieron a las calles a festejar en varios barrios. Afuera de la sede del partido de Milei, un hotel en el centro de Buenos Aires, comenzó una fiesta completa con simpatizantes cantando, comprando cervezas a los vendedores y lanzando bombas de humo de colores. Ondearon banderas argentinas y la bandera amarilla de Gadsden, adornada con las palabras “No me pises”, que el movimiento de Milei ha adoptado.

En el interior, el autodenominado anarcocapitalista que ha sido comparado con el expresidente estadounidense Donald Trump, pronunció su discurso de victoria y dijo que “la reconstrucción de Argentina comienza hoy”.

“La situación de Argentina es crítica. Los cambios que nuestro país necesita son drásticos. No hay lugar para el gradualismo, no hay lugar para medidas tibias”, dijo Milei a sus seguidores, quienes coreaban “¡Libertad, libertad!” y “Que se vayan todos” en referencia a la clase política del país.

Massa, del gobernante partido peronista, ya había admitido la derrota y dijo que los argentinos “eligieron otro camino”.

“A partir de mañana… garantizar las funciones políticas, sociales y económicas es responsabilidad del nuevo presidente. Espero que así sea”, dijo Massa.

Con una victoria de Milei, el país dará un giro abrupto hacia la derecha y un legislador novato que comenzó como presentador de televisión criticando lo que llamó la “casta política” asumirá la presidencia.

La inflación se ha disparado por encima del 140% y la pobreza ha empeorado mientras Massa ha mantenido su cargo. Milei ha dicho que reduciría el tamaño del gobierno, dolarizaría la economía y eliminaría el Banco Central como una forma de abordar la inflación galopante que, según él, los sucesivos gobiernos imprimen dinero indiscriminadamente para financiar el gasto público. También defiende varias políticas sociales conservadoras, incluida la oposición a la educación sexual en las escuelas y al aborto, que el Congreso de Argentina legalizó en 2020.

“Este es un triunfo que se debe menos a Milei y sus peculiaridades y particularidades y más a la demanda de cambio”, dijo Lucas Romero, director de Synopsis, una consultora política local. “Lo que se está expresando en las urnas es el cansancio, el cansancio, el voto de protesta de la mayoría de los argentinos”.

La campaña de Massa advirtió a los argentinos que el plan de su oponente libertario de eliminar ministerios clave y, de otro modo, reducir drásticamente el Estado amenazaría los servicios públicos, incluidos la salud y la educación, y los programas de bienestar de los que muchos dependen. Massa también llamó la atención sobre la retórica, a menudo agresiva, de su oponente y cuestionó abiertamente su agudeza mental; Antes de la primera ronda, Milei a veces llevaba una motosierra acelerada en los mítines .

“Había muchos electores que no estaban convencidos de votar por Milei, quienes votaban nulo o en blanco. Pero cuando llegó el día de la votación, votaron por Milei porque estaban todos enojados”, dijo por teléfono Andrei Roman, director ejecutivo de la encuestadora Atlas Intel, con sede en Brasil. “Todo el mundo hablaba del miedo a que ganara Milei. Creo que era miedo a que ganara Massa y que la economía siguiera como está, con inflación y todo eso”.

Milei acusó a Massa y sus aliados de llevar a cabo una “campaña de miedo” y dio marcha atrás en algunas de sus propuestas más controvertidas, como flexibilizar el control de armas. En su último anuncio de campaña, Milei mira a la cámara y asegura a los votantes que no tiene planes de privatizar la educación o la atención médica.

Los discursos de Milei resonaron ampliamente entre los argentinos enojados por su lucha para llegar a fin de mes, particularmente los hombres jóvenes.

“¡Increíblemente feliz, eufórico, es un fenómeno histórico global!” Luca Rodríguez, un estudiante de derecho de 20 años, dijo afuera de la sede de Milei luego de rociar una botella de champán al aire sobre quienes lo rodeaban, quienes gritaban de alegría. “Quiero liberarme de esta élite ridícula que nos quita todos los derechos, todo el dinero de los impuestos que nos presiona y no nos deja vivir en paz”.

Dos seguidores de Milei entre la ruidosa multitud eran gemelos idénticos de 32 años, ambos vestidos con camisetas grises a juego y banderas argentinas sobre sus hombros.

“Queremos un cambio, queremos que todo mejore”, dijo Amílcar Rollo junto a su hermano Gabriel. “Es la esperanza de algo nuevo de alguien que no ha estado allí y tiene ideas diferentes. De lo contrario, es lo mismo de siempre”.

La mayoría de las encuestas preelectorales, que han sido notoriamente erróneas en cada paso de la campaña de este año, mostraron un empate estadístico entre los dos candidatos o Milei ligeramente por delante.

Para subrayar la amarga división que esta campaña ha puesto de manifiesto, Milei recibió abucheos y vítores el viernes por la noche en el legendario Teatro Colón de Buenos Aires.

La acritud también fue evidente el domingo cuando la compañera de fórmula de Milei, Victoria Villaruel, fue a votar y fue recibida por manifestantes enojados por sus afirmaciones de que el número de víctimas de la sangrienta dictadura militar de 1976-1983 en Argentina está muy por debajo de lo que las organizaciones de derechos humanos han afirmado durante mucho tiempo . entre otras posturas polémicas .

La votación se produjo en medio de las acusaciones de Milei sobre un posible fraude electoral , que recuerdan a las de Trump y al expresidente brasileño de extrema derecha, Jair Bolsonaro. Sin aportar pruebas, Milei afirmó que la primera vuelta de las elecciones presidenciales estuvo plagada de irregularidades que afectaron el resultado. Los expertos dicen que tales irregularidades no pueden influir en una elección, y que sus afirmaciones tenían como objetivo en parte encender su base y motivar a sus seguidores a convertirse en monitores de las mesas de votación. Muchos han expresado su preocupación de que socaven las normas democráticas.

Tanto Bolsonaro como Trump felicitaron a Milei en las redes sociales.

“¡El mundo entero estaba mirando! Estoy muy orgulloso de usted”, escribió Trump en su plataforma Truth Social. “¡Usted cambiará su país y verdaderamente hará que Argentina vuelva a ser grande!”

Y al publicar en X, anteriormente Twitter, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, también elogió a Milei.

“Esperamos continuar la cooperación bilateral basada en valores e intereses compartidos”, escribió Blinken.