El Departamento de Justicia pide 33 años de prisión para el exlíder de Proud Boys Enrique Tarrio en el caso del 6 de enero

0
140
ARCHIVO - El líder de Proud Boys, Henry “Enrique” Tarrio, usa un sombrero que dice The War Boys durante un mitin en Portland, Oregon, el 26 de septiembre de 2020. El Departamento de Justicia dijo el jueves 17 de agosto de 2023 que está buscando 33 años de prisión para Tarrio, condenado por conspiración sediciosa en uno de los casos más graves que surgieron del ataque del 6 de enero de 2021 al Capitolio de los Estados Unidos. (Foto AP/Allison Dinner, archivo)

El Departamento de Justicia busca 33 años de prisión para Enrique Tarrio, el ex líder de Proud Boys condenado por conspiración sediciosa en uno de los casos más graves surgidos del ataque al Capitolio de EE. UU ., según documentos judiciales.

La sentencia, si se impone, sería, con mucho, el castigo más largo que se haya dictado en el enjuiciamiento masivo de los disturbios del 6 de enero de 2021. El fundador de Oath Keepers, Stewart Rhodes, quien fue condenado por conspiración sediciosa en un caso separado, ha recibió la sentencia más larga hasta la fecha: 18 años.

Tarrio, quien una vez se desempeñó como presidente nacional del grupo de extrema derecha, y tres lugartenientes fueron condenados por un jurado de Washington en mayo por conspirar para bloquear la transferencia del poder presidencial con la esperanza de mantener a Donald Trump en la Casa Blanca después de que el republicano El presidente perdió las elecciones de 2020.

Tarrio, que no estuvo en el motín del Capitolio, fue uno de los principales objetivos de lo que se ha convertido en la mayor investigación del Departamento de Justicia en la historia de Estados Unidos. Dirigió el grupo neofascista, conocido por las peleas callejeras con activistas de izquierda, cuando Trump les dijo infamemente a los Proud Boys que “se detuvieran y esperaran” durante su primer debate con el demócrata Joe Biden.

Durante el juicio de meses, los fiscales argumentaron que los Proud Boys se veían a sí mismos como soldados de infantería que luchaban por Trump mientras los republicanos difundían mentiras de que los demócratas le robaron las elecciones y estaban preparados para ir a la guerra para mantener a su líder preferido en el poder.

“Desataron una fuerza en el Capitolio que estaba calculada para ejercer su voluntad política sobre los funcionarios electos por la fuerza y ​​deshacer los resultados de una elección democrática”, escribieron los fiscales en su presentación el jueves. “Los soldados de a pie de la derecha pretendían mantener a su líder en el poder. Ellos fallaron. No son héroes; son criminales.”

Los fiscales también están pidiendo una sentencia de 33 años para uno de los coacusados ​​de Tarrio, Joseph Biggs de Ormond Beach, Florida, un autodenominado organizador de Proud Boys.

Piden al juez que imponga una pena de prisión de 30 años para Zachary Rehl, quien fue presidente del capítulo de Proud Boys en Filadelfia; 27 años de prisión para Ethan Nordean de Auburn, Washington, quien fue presidente del capítulo de Proud Boys; y 20 años para Dominic Pezzola, miembro de Proud Boys de Rochester, Nueva York. Pezzola fue absuelto de conspiración sediciosa pero condenado por otros cargos graves.

Tarrio no estaba en Washington el 6 de enero porque había sido arrestado dos días antes en un caso separado y expulsado de la ciudad capital. Pero los fiscales alegaron que él organizó y dirigió el ataque de Proud Boys que asaltaron el Capitolio ese día.

Los abogados defensores argumentaron que no hubo conspiración ni plan para atacar el Capitolio, y trataron de retratar a los Proud Boys como un club de bebedores no organizado cuya participación de miembros en los disturbios fue un acto espontáneo alimentado por la ira electoral de Trump. Los abogados de Tarrio intentaron argumentar que Trump era el culpable de exhortar a una multitud fuera de la Casa Blanca a “ luchar como el demonio ”.

Los abogados de Proud Boys dicen que las sentencias propuestas por los fiscales son extremas. Al señalar que el caos del 6 de enero fue alimentado por las falsas afirmaciones electorales de Trump, un abogado de Biggs y Rehl le dijo al juez que “creer en el comandante en jefe y prestar atención a su llamado debería brindar algún grado de mitigación”.

“Los acusados ​​no son terroristas. Independientemente de los excesos de celo que demostraron el 6 de enero de 2021, y sin importar cuán grave sea la posible interferencia con la transferencia ordenada del poder debido a los eventos de ese día, una década o más tras las rejas es un castigo excesivo”, escribió el abogado Norm Pattis. .

Al igual que en el caso de Rhodes y otros Oath Keepers, los fiscales instan al juez a aplicar el llamado “mejoramiento del terrorismo”, que puede conducir a una pena de prisión más larga, bajo el argumento de que los Proud Boys intentaron influir en el gobierno a través de “ intimidación o coacción”.

El juez federal de distrito Amit Mehta estuvo de acuerdo con los fiscales en que los crímenes de los Oath Keepers podrían ser castigados como “terrorismo”, pero aun así condenó a Rhodes y a los demás a penas de prisión más cortas de lo que buscaban los fiscales. Los fiscales le habían pedido a Mehta que sentenciara a Rhodes a 25 años tras las rejas.

Tarrio, de Miami, y sus coacusados ​​serán sentenciados ante el juez federal de distrito Timothy Kelly en una serie de audiencias que comenzarán a fines de este mes en la corte federal de Washington.

Es el mismo juzgado donde Trump se declaró inocente este mes en el caso presentado por el fiscal especial Jack Smith que acusa al republicano de conspirar ilegalmente para subvertir la voluntad de los votantes y anular su derrota ante Biden. Trump ha negado haber actuado mal.

Tarrio y tres de sus lugartenientes también fueron condenados por dos de los mismos cargos que enfrenta Trump: obstrucción de la certificación del Congreso de la victoria de Biden y conspiración para obstruir el Congreso.

____
Richer informó desde Boston.