Advertisement
La evidencia de miles de informes médicos y de historias indica que la mala alimentación y el sedentarismo propician enfermedades del corazón, diabetes, trastornos de hígado, endurecimiento de arterias, arteriosclerosis y todas las enfermedades generativas de la vejez. Y según estadísticas de muchas compañías de países primer mundista, seis de cada diez personas son obesas, aspecto que limita la aceptación de estas personas para muchas cosas; y si se tuviera dudas, preguntar a cualquier experto de recursos humanos si el obeso tiene menos oportunidad de trabajo, o simplemente investigue sobre las primas de seguros médicos, entre otras, comprobara que son mas son muy costosas.
Entonces, recomendar una alimentación saludable y hacer ejercicios es la fórmula evidente, pero la clave está en concebirlo un hábito de por vida, a través del convencimiento de tomar conciencia del peso necesario o correcto, lograrlo y ulteriormente mantenerlo. Sin duda alguna, es difícil y requiere de una extraordinaria perseverancia al esfuerzo día tras día, ya que los resultados se alcanzan a largo plazo, y por supuesto como parte esencial las restricciones alimenticias nutritivamente balanceadas y, colateralmente cumpliendo programas de ejercicios moderados paulatinamente, los que ulteriormente se incrementaran en la medida que lo exija el propio avance.
Las estadísticas de las Naciones Unidas constatan un promedio de consumo de 147 libras de azúcar per cápita hombre al año fundamentalmente a través del consumo de dulces, chicles y caramelos, como uno de los mayores enemigos de nuestro organismo, claramente advertido como prevención de células cancerígenas, y que por tal motivo, una de las primeras medidas está en métodos de adelgazamiento rápido preconizados por los medios de difusión masivo, suspendiendo el consumo de estas golosinas, y las sodas entre otras.
Uno de los primeros pasos de mayor importancia se manifiesta a la hora de la compra selectiva de alimentos, de modo que se tenga en casa los insumos alimenticios necesarios y de buenos componentes nutritivos a fin de realizar una dieta equilibrada. Tenga en la despensa y el refrigerador de su cocina solo los buenos alimentos de modo que cuando la gula acuda a su ansiedad de comer, solo tendrá a su alcance comida saludable. Pero, no se debe olvidar que los buenos hábitos incluyen también una secuencia didáctica en la que se trabajará la voluntad de hacer ejercicios frecuentemente y mucho mejor si se hace cotidianamente.
Pero el juego comenzará con una animación en la que se hace un recorrido por los aspectos y actividades más significativas del día y comience por tomar ventajas en las labores que realiza diariamente a fin de que logre tener disponibles de al menos una hora  tres veces a la semana, que pueda incorporarse a algún tipo de tarea física que garantice paulatinamente liberar energías y como mencionamos anteriormente, suprima el consumo de golosinas, sodas, entre otras chucherías, y garantizo que será un buen comienzo, solo que en cuanto note un poco de buenos resultado, esfuércese un poco más y más, y la mejoría de su salud responderá al enfrentar la vida mejor, con mayor ánimo, más energía y por ende se actuará eficientemente.
Además, llamo la atención, que no se ha descubierto aun un medicamento, ni operaciones como la llamada liposucción que consiga reducción de peso sin riesgos a la salud y mucho menos garanticen hábitos para mejorar o mantener el peso corporal, ya que sólo el éxito está en comer saludable y hacer ejercicios como actitud cotidiana de por vida.
Comer bien nutritivamente y hacer ejercicios regularmente te ayudará a mantener el peso apropiado según la estatura y estructura corporal, así como reducir los riegos de contraer alguna enfermedad. El hacer ejercicio regularmente y consumir una dieta nutritiva y saludable pueden traer muchos beneficios, incluyendo mantenerse en buenas formas física, con más energía, y actitud para enfrentar una vida más larga. En otras palabras, es una recompensa de la perseverancia y adhesión a las restricciones necesarias para garantizar la mejor calidad de vida.
Así que usted, estimado lector cuente con nosotros, ya que Calvet Personal Training LLC  siempre tiene las puertas abiertas en el local, ubicado en el 7428 S Dixie Hwy, West Palm Beach, FL 33405, pero le recomiendo que previamente llámenos al 561-512-9081, o envíenos un mensaje vía info@calvetpersonaltraong.com o simplemente visite www.calvetpersonaltraining.com
Advertisemen