Advertisement

El 8 de noviembre el Congresista Kevin Mc McCarthy (Rep. Por California) informó a un grupo de apoyo a favor de la aprobación de la nueva Ley de Inmigración, que la Cámara de Representantes no refrendará dicha Ley en lo que resta de este año. La razón dada por este señor para explicar dicha inacción es que “solo le restan a la Cámara de Representantes trece (13) días de trabajo, lo cual no constituye tiempo suficiente para trabajar y aprobar dicha legislación.
Es significativo que tomemos nota del “rico vacilón” que constituye el que a nuestra Cámara baja, a la altura del 8 de noviembre de 2013 cuando aún faltan 53 días para que finalice el año, solo le queden 13 días de trabajo, mientras que a nosotros los que trabajamos nos tengamos que fajar durante el período completo. Eso es bochornoso e inaceptable cuando el futuro de tantas familias hispanas está en juego.
Pero más bochornoso e inaceptable es el hecho de que dicha legislación, ya aprobada en el Senado Federal, fue referida a la Cámara para su aprobación desde Junio de 2013. Hace ya cuatro meses que duerme el sueño de la injusticia en los estantes de la Cámara de Representantes más inefectiva y obstruccionista en la historia de nuestra nación.
En esos mismos estantes duerme el proyecto para el mejoramiento infraestructural propuesto por el Presidente el cual, no sólo estaba diseñado para poner al día la infraestructura de nuestra nación sino que creaba miles de empleos, necesarios para que nuestro pueblo pudiese enfrentar sus responsabilidades económicas sin necesidad de depender del gobierno. Este proyecto murió en el Senado Federal en noviembre de 2011, cortesía del filibusterismo del ala Republicana de dicho cuerpo.
Es inconcebible que el mismo partido republicano que legisla para restarle treinta y dos (32) billones a los fondos para cupones de alimentos alegando que la gente tiene que trabajar, se opone también a proyectos que mejoran la infraestructura, crean empleos y por tanto, reducen el número de los desempleados que necesitan de los cupones de alimentos para sostener a sus familias con cierto grado de dignidad. “O nos peinamos.. o nos hacemos papelillos…”
Asimismo la Cámara de Representantes, teniendo un presupuesto aprobado por el Senado desde principios de año, no actuó sobre el mismo causando el cierre del gobierno el primero de octubre de 2013. Esto nos costó como 24 billoncitos de dólares y fue causado por quienes se precian de ser los protectores de nuestro fisco. ¿Habrá quién lo crea?
El juego de la desinformación es peligroso. La única manera de que triunfe como estrategia política es que nuestro pueblo haya llegado o esté llegando a un grado tan significativo de ignorancia que no tenga la capacidad para discernir entre sus necesidades reales y el “juego politiquero” de los que nos desinforman.
Pero no solo nos desinforman, no solo lo cogen bien suave en sus funciones de trabajo, sino que, aún cuando dicen que “trabajan”, no producen NADA.
Hago un reto amistoso a que mediten y luego identifiquen UNA SOLA PIEZA de legislación positiva aprobada por esta Cámara obstruccionista. NO LA HAY.
¡Pónganse a trabajar, nuestro pueblo hispano los mira y exige RESPETO!

El Juego de la Desinformación

Advertisemen