Advertisement

NUEVA YORK, Estados Unidos.- El precio del petróleo norteamericano WTI se desplomó ayer 4,7%, hasta los U$S 46 el barril. Con este registro, el valor de esta variedad de crudo acumuló una caída del 14% desde comienzos de año. En tanto, el valor del petróleo Brent, referencial de los mercados de Europa, cerró la jornada con un pérdida del 5% y bajó su precio, por primera vez desde 2009, a U$S 47,43 el barril.

Este derrumbe de los precios internacionales del petróleo volvió a afectar los mercados bursátiles, en particular a las acciones de la petrolera estatal YPF, que cotizan en la Bolsa de Nueva York. Estos papeles descendieron el 6%, mientras que los títulos de Petrobras, la compañía brasileña, se hundieron 7%, valores inéditos desde abril de 2004. En tanto, en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, el índice de referencia Merval perdió el 3%, también arrastrado por el debilitamiento del precio del crudo.

Advertisemen

Según analistas, este comportamiento de los precios en el mercado global de crudo podría afectar las inversiones en el megayacimiento de Vaca Muerta, en Neuquén. En diciembre pasado, el presidente de YPF, Miguel Galuccio, había negado esta posibilidad, al afirmar que las inversiones previstas en el yacimiento “ no están en riesgo”.

Valores en picada

Los valores del crudo se mantuvieron relativamente estables la semana pasada, pero la situación cambió ayer debido a que analistas de los grupos financieros Goldman Sachs y Société Général recortaron a la baja sus pronósticos para el crudo Brent, a U$S 42 por barril, desde una estimación de U$S 80. En tanto, para el crudo tipo WTI, los pronósticos se redujeron de U$S 70 a U$S 41 por barril.

Los precios del petróleo comenzaron a debilitarse a fines de septiembre del año pasado, aunque el desplome se agudizó después de una reunión que celebraron, en noviembre, las naciones que integran la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). En aquel encuentro, la entidad tomó la decisión de sostener sus niveles de producción de crudo, en unos 30 millones de barriles diarios, pese a que algunos miembros, como Venezuela, pidieron una reducción para equilibrar el mercado.

El desplome del crudo, que acumuló una caída cercana al 60% desde junio de 2014, no muestra señales de recuperación. Muchos operadores abandonaron los intentos de predecir cuando los precios tocarán fondo, incluso pese a las señales de que los productores del petróleo norteamericano podrían moderar su actividad. “Imaginó que veremos un precio de U$S 40 en el corto plazo. Sin embargo, todo parece estar sucediendo más rápido que lo estimado”, sostuvo Tariq Zahir, analista de la firma Tyche Capital Advisors.

Cuatro refinerías estadounidenses, con una capacidad superior productiva superior al millón de barriles diarios, retomaron ayer sus actividades, luego de interrupciones durante el fin de semana causadas por el clima frío. “Antes este escenario, no sólo tenemos las influencias macroeconómicas sobre los precios mundiales del petróleo, sino que se suman algunas paradas en refinerías. Esto pondrá alguna presión extra sobre el crudo estadounidense”, explicó Richard Hastings, analista de Global Hunter Securities. (Reuters-DPA-DyN)

El precio del petróleo cayó a U$S 46 por barril. La baja arrastró a los mercados bursátiles