Advertisement

El presidente brasileño, Michel Temer, se libró el miércoles del juicio penal que amenazaba su mandato con la fuerza que conserva su menguada base política, que se impuso en la Cámara baja para archivar los cargos de corrupción que formuló la Fiscalía.

Por imperativos constitucionales, la Cámara de Diputados es la responsable de autorizar a la Corte Suprema la apertura de un juicio penal a un gobernante, pero el oficialismo alcanzó 263 votos en el pleno de ese órgano legislativo y negó que el proceso siga adelante.

Advertisemen

La oposición, que en su totalidad se volcó a favor del juicio, precisaba alcanzar una mayoría calificada de dos tercios (342 de los 513 diputados) para darle curso a la acusación, pero se quedó en 227 votos.

“La Cámara de Diputados, que representa al pueblo brasileño, se manifestó de forma clara e incontestable”, declaró Temer en un breve pronunciamiento una vez concluida la votación.