Advertisement

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, aseguró que no le teme a la ley, en referencia a la petición del Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad (Cicig) que el pasado viernes solicitaron que sea desaforado por el delito de financiación electoral ilícita.

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, aseguró que no le teme a la ley, en referencia a la petición del Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad (Cicig) que el pasado viernes solicitaron que sea desaforado por el delito de financiación electoral ilícita.

Advertisemen

El pasado domingo, Morales declaró “non grato” al jefe la Cicig, el abogado colombiano Iván Velásquez, por su “injerencia en asuntos internos”, pero la expulsión del país está en suspenso temporal por un amparo de la Corte de Constitucionalidad (CC).

El mandatario dijo que está comprometido con la lucha contra la corrupción, pero más tratando de evitarlo “haciendo que el dinero del pueblo regrese al pueblo, evitando coimas y transacciones ilícitas”.

En medio de los aplausos de los alcaldes, Morales sostuvo que sigue siendo fiel a lo que le prometió al pueblo durante la campaña electoral del 2015 de “hacer bien las cosas en lo público y en lo privado”.

“Hay decisiones difíciles que tomar y es muy fácil juzgar cuando no se tiene la información completa y eso ha pasado en Guatemala”,manifestó.

Como ejemplo, citó que el pasado domingo dijeron que le habían renunciado seis ministros luego de que declarara “no grato” a Velásquez y fue solo uno, la de Salud, Lucrecia Hernández, pero ya se nombró a uno nuevo (Carlos Soto), dijo.

También dijeron que se iba a establecer un estado de sitio, pero era mentira. “Han dicho muchas mentiras y muchos las han creído”, acotó.

Morales agregó que en el país también ha habido mucho silencio porque la gente tiene temor de hablar por amenazas.

“No estoy contra la corrupción, ni siquiera he dicho que estoy en contra de la Cicig”, afirmó el presidente.