Advertisement

El “Quinto Poder” ¡Que den la cara!

En la democracia norteamericana nuestra constitución identifica tres ramas de poder: el ejecutivo, el legislativo y el judicial. La idea de nuestros antecesores, después de haber experimentado la injusticia que constituye ser víctimas del poder absoluto, fue crear un sistema de balance de poder donde una rama del poder tuviese la capacidad de vigilar y mantener el balance de  las ejecutorias de otra de las ramas del poder.

Advertisemen

La Prensa ha sido catalogada histórica y culturalmente como el Cuarto Poder en nuestra democracia. No podemos quejarnos de la manera en que el experimento de nuestra democracia ha funcionado bajo esos fundamentos en casi todos los momentos en que ha sido necesario.

No creemos que cuando nuestros antepasados idearon el principio de chequeo y balance (check and balance system)  pensaron que, siglos más tarde,  el partidismo político desenfrenado superaría el patriotismo responsable a la hora de vigilar y mantener el balance de las ejecutorias necesarias para mantener la eficiencia de la gestión gubernamental. Estoy seguro que por su mente nunca pasó la idea de que el poder legislativo  “cerrara” el gobierno y amenazara con afectar el margen crediticio de la nación si el presidente no aceptaba derogar una Ley, debidamente aprobada, ratificada por el Tribunal Supremo y ya en funciones en el país.

Tampoco estamos inclinados a pensar que nuestros antepasados crearon la rama legislativa con otros propósitos que no fuesen los de “legislar”. Este Congreso no legisla… se dedica a oponerse a todo lo propuesto por el ejecutivo a través de la inacción. De esa manera “tiran la piedra y esconden la mano”. A favor del pueblo trabajador se han quedado engavetadas propuestas como la de mejoramiento de la infraestructura, que dicho sea de paso hubiese creado millones de empleos, y la de aumento en el salario mínimo federal, que hubiese sido instrumental en elevar el ingreso del pobre a unos niveles más dignos.

¿Qué funcionario electo, me pregunto, podría justificar en su conciencia y en la de sus constituyentes, el no apoyar patrióticamente proyectos que signifiquen la creación de nuevos empleos y el alza digna en los ingresos del que está trabajando? Contestación a la pregunta:  Los que están controlados por el poder económico desmedido: El Quinto Poder.

Nadie, hasta donde tengo conocimiento, ha identificado al “Quinto Poder”, el que todo lo afecta y controla, el que todo lo vende y lo compra, el que controla cada una de nuestras vidas sin importarles el resultado excepto que el mismo les produzca riqueza material a “ellos”.

Son esos los que gastaron más de 250 millones de dólares en oposición al Plan de Salud, los que se oponen a que el trabajador mejore sus ingresos mientras los de ellos se triplican, son esos los que exportan nuestro empleos a países extranjeros para aumentar sus ganancias mientras contribuyen al aumento en el desempleo nacional.

Y luego, creyendo satisfacer nuestra conciencia, financian y actúan a través de grupos de acción política quienes dan la cara por ellos, para apoyar y justificar sus gestiones “patrióticas”.

El pueblo pensante quiere conocerlos. ¡Que den la cara!