Advertisement

(AP) — ¿Qué hace Perú en la final de la Copa América?

La Blanquirroja es el gran enigma del campeonato sudamericano de selecciones. El rival del anfitrión Brasil por el título es un equipo capaz de pasar de la gloria al ridículo o viceversa, sin complejo alguno.

Advertisemen

A ver la evidencia: Hace dos semanas, los peruanos fueron vapuleados 5-0 por los brasileños en el último partido de la fase de grupos, pero lograron avanzar para eliminar por penales a Uruguay — el equipo que cuenta con la formidable delantera de Luis Suárez y Edinson Cavani. Más singular fue este detalle: sólo habían podido marcar goles en apenas uno de sus primeros cuatro partidos en el certamen.

Ni siquiera tuvieron un disparo a puerta al igualar 0-0 con los uruguayos. A Brasil no le hicieron ni cosquillas.

Cuando nadie se lo esperaba, como sin nada, el equipo de Ricardo Gareca jugó como tromba ni más ni menos que ante el bicampeón vigente Chile, cacheteándole con dos goles, de Edison Flores y Yoshimar Yotún, en el primer tiempo rumbo a una victoria por 3-0.

Gareca ha hablado reiteradamente sobre lo que se podría describir como el carácter bipolar de su equipo, uno que en marzo pasado le ganó a Paraguay para luego caer ante El Salvador en amistosos. En ese momento, el estratega argentino confesó que Perú era una selección con la capacidad de pararse de “igual a igual con cualquiera y que cualquiera se nos puede parar de igual a igual y nos puede ganar”.

Un equipo que hace un año disputó su primera Copa del Mundo desde 1982 estaba en “proceso de aprender”, según palabras de Gareca.

Y ese proceso ha seguido en la Copa América, en la que el domingo disputarán su primera final continental en 44 años.

Gareca ha tenido que emplearse a fondo para explicar el cómo Perú ha logrado revivir tras sufrir una derrota desmoralizadora.

“Dejó un mal ambiente alrededor nuestro, aunque no en la interna”, señaló tras la victoria ante Chile la noche del miércoles en Porto Alegre. “Cuando una selección sufre una derrota, produce un movimiento y críticas bastante fuertes. Lo tomamos como algo natural y normal… Finalmente el equipo se logró sobreponer a todo”

Y así es que Perú se prepara para otro partido en que volverá a jugar el papel del oponente menospreciado ante un adversario con un poderío temible.

La tarea que le espera es colosal. Si quiere conquistar su tercera corona de la Copa América, deberá derribar a Brasil en su templo del estadio Maracaná de Río de Janeiro. Se trata del cinco veces campeón mundial que irá por su décimo título continental.

Con su capitán y goleador histórico Paolo Guerrero a la cabeza, los peruanos no se dan por satisfechos con el pase de la final. Van por más, aunque en las primeras horas tras derrotar a Chile toreaban preguntas con una profunda incredulidad sobre si podrán derrotar a un Brasil que reúne a una plantilla con jugadores que militan en las grandes ligas europeas y con valores exorbitantes en el mercado de pases.

¿Cómo ganarle a Brasil una final y en el Maracaná?

“No lo sé, la verdad. No tengo la respuesta ahora. Pero creo que tenemos los jugadores”, afirmó Gareca.

Jugadores como su ídolo Guerrero, el atacante de 35 años que al firmar el tercer gol de la victoria ante Perú se convirtió en el máximo anotador activo de la Copa América, totalizando 13.

Guerrero juega en el Internacional de Porto Alegre y es uno de los tres integrantes de Perú enrolados en clubes de Brasil. Los otros son el lateral izquierdo Miguel Trauco (Flamengo) y el volante Christian Cueva (Santos).

“Hombre, si quieres llamarlo favorito, llámalo favorito”, dijo Guerrero. “Pero para nosotros, dentro del campo, no hay favoritos… Hay mucha gente que le está faltando el respeto a Perú, yo respeto mucho a Brasil, pero también respeto a mi país”.

La última final y consagración de Perú en la Copa América fue en 1975, venciendo a Colombia en tres partidos. Fue el momento cumbre de una generación de jugadores como Teófilo Cubillas, Hugo Sotil y Héctor Chumpitaz.

Perú vuelve a una final y Gareca resumió el sentir ante un segundo enfrentamiento ante Brasil al señalar que al llegar a la instancia “uno no ve otra opción que ganarla”.

“Si tengo que elegir un momento para llegar a la final, es este. Creo que de Brasil preocupa todo, aunque no es la palabra correcta. Yo creo que la palabra es ocupar. Brasil ocupa la cabeza en todo”.

___

Más de la cobertura de Deportes de AP en https://apnews.com/apf-Deportes