El zurdo Tagovailoa, una rareza entre quarterbacks de NFL

Cuando el quarterback Tua Tagovailoa firmó su contrato de novato con los Dolphins de Miami, no tuvo que cuidarse especialmente de no manchar el papel con la mano, como suele ocurriles a algunos zurdos.

Y es que estampó la firma con la mano derecha.

Sí, resulta que el quarterback zurdo escribe con la derecha, pero su padre, Galu, lo hizo lanzar el balón con la mano izquierda hace años.

“Mi papá era el único zurdo en nuestra familia, y quería que yo fuera zurdo también, así que cambió la forma en que yo lanzaba”, dijo Tagovailoa, quien se considera diestro de nacimiento.

Explica que come, escribe y juega al golf con la derecha. Pero a la hora de lanzar un balón, de basquetbol o fútbol americano, lo hace con la izquierda.

“Pienso que no estaría aquí si hubiera lanzado como derecho”, dijo Tagovailoa. “Y es que sé que sólo soy bueno lanzando el balón con la izquierda”.

Tagovailoa es así una rareza en la NFL. El último quarterback zurdo que jugó de inicio un partido fue Kellen Moore, quien en 2015 lanzó para 435 yardas por Dallas en la semana 17, una derrota ante Washington.

Desde entonces, 116 mariscales de campo han lanzado un pase en la NFL. Todos han sido diestros.

El último zurdo en lanzar un pase de anotación no era siquiera quarterback, sino receptor. Dez Bryant, de los Cowboys, intentó un envío de 25 yardas a Jason Witten en 2016, durante un partido contra Detroit.

Poco más de 30 zurdos han jugado como quarterback en los 100 años de historia de la NFL. Es algo que indigna a Steve Young, considerado el mejor quarterback zurdo y el primero en arribar al Salón de la Fama, 11 años antes de que Ken Stabler ingresara de manera póstuma en 2016.

“Hay algo malo desde un punto de vista estadístico”, dijo Young.

Destacó que el 10% de la población en general es zurdo. Por lo tanto, cada año debería haber media docena de quarterbacks zurdos entre alrededor de 64 en la liga.

“Y nunca hemos llegado al 10%”, dijo Young. “No puedo recordar una sola vez que haya habido siquiera seis de nosotros al mismo tiempo. Éramos Boomer Esiason, yo, Mark Brunell, Jim Zorn. Puedo pensar en cuatro o cinco, pero nunca en seis a la vez. Después llegó Michael Vick”.

Ahora, con suerte hay un zurdo.

“Nunca diré que si un chico es zurdo no puede jugar en la NFL”, dijo Kevin Colbert, gerente general de los Steelers. “Esa sería una declaración tonta. Es algo que jamás nos ha preocupado de modo alguno”.

Kyle Shanahan, entrenador de los 49ers, coincidió.

“Un buen lanzador es un buen lanzador”, dijo. “Yo diría que esto es probablemente una coincidencia. Probablemente hemos tenido menos jugadores de entre los cuales elegir”.

Pero es evidente que el favoritismo de los derechos comienza desde antes de la etapa profesional.

“No sigo a todos los equipos colegiales, pero jamás veo a un quarterback zurdo”, comentó Young. “Así que la NFL podría decir: ‘Oigan, no me miren a mí. No hay zurdos que salgan de la universidad’. Y las universidades dirán: ‘Miren, no hay zurdos que egresen de la secundaria’”.

Incluso los expertos tienen dificultades para identificar la causa de esta escasez de zurdos.

“Realmente no tengo la respuesta”, reconoció Eric DeCosta, gerente general de los Ravens.

“Sinceramente no lo sé”, repuso Thomas Dimitroff, quien ocupa el mismo cargo en los Falcons.

“Habitualmente tengo una respuesta o puedo idear algunas cosas”, indicó Rick Spielman, gerente general de los Vikings. “Pero para esto no tengo respuesta”.

“Yo tampoco sé qué contestar”, añadió su colega de los Broncos, John Elway, quien al menos aventuró una hipótesis.

El famoso quarterback retirado se pregunta si todos los candidatos destacados y zurdos a mariscal de campo están optando por ser pitchers en el béisbol.

“Esos zurdos que pueden lanzar fuego son muy codiciados”, explicó Elway, quien probó también suerte en el béisbol, como jardinero en la organización de los Yanquis de Nueva York.

Aquello fue un verano antes de comenzar la carrera que lo llevó al Salón de la Fama de la NFL —como quarterback derecho.

“Si yo pudiera ser un pitcher zurdo, lanzara por encima de las 90 millas por hora y jugara en las Grandes Ligas, tendría grandes posibilidades”, dijo Doug Marrone, entrenador de los Jaguars. “Y no habría un rival de 300 libras que corriera hacia mí tratando de derribarme”.

Young no culpa al béisbol.

“Yo jamás podría haber sido un lanzador en las mayores. Ni siquiera habría llegado al béisbol colegial”, dijo Young. “Pero podía jugar como quarterback. Un pequeño porcentaje de quarterbacks podría lanzar en las Grandes Ligas o en el colegial. Ser quarterback no necesariamente va de la mano con ser pitcher… Lo único que pasa es que los entrenadores no quieren dirigir a zurdos”.

Y Young habla por experiencia propia.

En 1981, era un jugador de primer año en Brigham Young, cuando Doug Scovil, coordinador ofensivo de los Cougars, lo marginó y le dijo simplemente que no quería entrenar a quarterbacks zurdos.

Scovil se marchó poco después para asumir como entrenador en jefe en San Diego State.

“Afortunadamente se fue. De otro modo yo habría estado acabado”, dijo Young. “Estaba jugando como back defensivo con Tom Holmoe”.

Poco después de que Scovil dejó el equipo, Ted Tollner, entrenador de quarterbacks, observó la forma en que Young lanzaba balones que describían espirales perfectas en las prácticas. Le preguntó por qué no jugaba en esa posición.

“Le dije: ‘Porque soy zurdo’”, rememoró Young. “Y él me comentó: ‘Bueno, eso es una estupidez’”.

Así que Young volvió a lanzar pases en vez de buscar interceptarlos.

“Y nadie más me volvió a decir jamás una palabra sobre ser zurdo”, manifestó.

Young tiene la certeza de que a los niños se les suele decir que si lanzan con la izquierda, no pueden ser quarterbacks.

Tagovailoa lo es, al menos para efectos del fútbol americano, y Young está ansioso por verlo.

___

Arnie Meléndrez Stapleton está en Twitter como: http://twitter.com/arniestapleton.

Similar Articles

Comments

Noticias recientes