Advertisement

La senadora demócrata Elizabeth Warren aprovechó la quietud del último día del año 2018 para hacer el anuncio de que formará un ‘comité exploratorio’ para analizar una posible candidatura presidencial suya para 2020 en la que competiría contra el presidente Donald Trump.

“La clase media de Estados Unidos está bajo ataque”, dice en un video de poco más de 4 minutos la senadora por Massachussets que fue distribuido por correo electrónico a su base de simpatizantes.

Advertisemen

“¿Cómo llegamos allí? Los billonarios y las grandes corporaciones decidieron que quería más de la torta. Y ellos buscaron políticos que les cortaran un trozo mayor”, dijo Warren con el discurso populista de izquierda que la caracteriza y la emparenta con el ala socialista del Partido Demócrata que reavivó su colega Bernie Sanders en la campaña de 2016.

Un comité exploratorio es el primer paso que da todo político que aspira una nominación presidencial. Aunque no todos los comités conducen a una postulación, muestran el grado de interés del aspirante que logran medir el impacto de sus aspiraciones y la capacidad que tendrá de recaudar fondos de campaña.

Warren se convierte en la primera mujer en salir al ruedo de lo que se espera sea una nutrida fila de aspirantes a la nominación presidencial demócrata y la de mayor proyección nacional.

“He pasado mi carrera tratando de entender por qué la promesa de EEUU funciona para algunas familias, pero otros que trabajan igualmente duro se caen por las zanjas al desastre. Lo que he encontrado es aterrador. No son zanjas en las que están cayendo las familias, son trampas”.

Se espera que al menos media docena de colegas de Warren en la Cámara Alta busquen disputar la nominación demócrata: Kamala Harris, de California; Amy Klobuchar, de Minnesota; Kirsten Gillibrand, de Nueva Yory, y Cory Booker, de Nueva Jersey. No se descarta que Bernie Sanders vuelva a intentarlo en 2020.

A principios de diciembre, Julián Castro, el ex secretario de Vivienda de Barack Obama y exalcalde de San Antonio, anunció también que estaba analizando una campaña presidencial para 2020. Castro dijo que el 12 de enero cuando anuncie su decisión final desde su estado.

El representante por Maryland John Delaney anunció sus aspiraciones presidenciales en julio de 2017 y dentro de pocos días dejará su curul en el Congreso para dedicarse a la campaña por las primarias demócratas.

Warren es una fuerte crítica del presidente Trump, quien desde los tiempos de la campaña de 2016 le endilgó el sobrenombre de ‘Pocahontas’, para burlarse de la herencia indígena que la senadora rubia y de ojos azules asegura que tiene.

En octubre pasado Warren dio a conocer los resultados de una prueba de ADN en la que se indica que hay probabilidades de que entre sus ancestros exista un distante representante nativo estadounidense, algo que fue criticado por muchos que cuestionaron que la senadora recurriera a un test para probar su etnicidad.

Los análisis de Warren fueron hechos por Carlos D. Bustamante, profesor y experto en genética de la Universidad de Stanford. Él concluyó que la “gran mayoría” de los ancestros de la demócrata son europeos (95%), pero agregó que los resultados “tienen fuerte evidencia de la existencia de un ancestro indígena estadounidense sin mezcla”.

En realidad, Waren quizo retar al presidente a que cumpliera la oferta que hizo de que si ella demostraba que tenía sangre indígena el donaría. Trump no cuestionó los hallazgos de Bustamante, pero negó haber dicho que donaría fondos si ella presentaba una prueba de ADN.