Emiten recomendaciones ante crisis de sobredosis

0
117
Foto tomada el 26 de junio del 2021 de un evento para prevenir muertes por sobredosis en Charleston, Virginia Occidental. (Foto AP/John Raby)

(AP) — Estados Unidos necesita una estrategia ágil y multifacética y un liderazgo a nivel de gabinete para lidiar con la crisis de muertes por sobredosis, recomienda una comisión bipartidista del Congreso.

Con el aumento récord de muertes por sobredosis de drogas sintéticas como el fentanilo, después de que ceda la pandemia de COVID-19 vendrá una crisis debida a los opioides, probablemente en cuestión de pocos meses, dicen los expertos.

“Este es uno de los desafíos más urgentes que tenemos desde el punto de vista de la seguridad nacional, de la ley y de la salud pública, y debemos hacer más como nación y como gobierno para proteger nuestro recurso más preciado: la vida de nuestros ciudadanos”, expresó la Comisión sobre el Combate al Tráfico de los Opioides Sintéticos en su reporte de 70 páginas difundido el martes.

El reporte propone una estrategia dinámica. Dependería de acciones policiales y diplomáticas para cerrar las fuentes de sustancias usadas para fabricar opioides sintéticos. Ofrecería tratamiento y apoyo a adictos de manera que puedan regresar a una vida productiva. E invertiría en investigaciones para entender mejor la raíz biológica de la adicción y hallar un tratamiento adecuado.

La pandemia del coronavirus ha opacado la crisis de opioides en Estados Unidos los últimos dos años, pero el hecho de que las muertes por sobredosis superaron las 100.000 en un año atrajo la atención del público. Políticamente, leyes federales para lidiar con la crisis obtuvieron respaldo de ambos partidos, bajo las presidencias Barack Obama y Donald Trump.

El representante demócrata David Trone, copresidente de la comisión que elaboró el reporte, dijo que a su parecer todavía existe ese apoyo y que el tema se ajusta al carácter pragmático del presidente Joe Biden.

“El presidente ha sido sumamente claro”, expresó Trone. “Estos son dos grandes problemas para Estados Unidos: la adicción y la salud mental”. El otro copresidente de la comisión fue el senador republicano Tom Cotton.

El gobierno estadounidense lleva décadas perdiendo una “guerra contra las drogas”.

Los riesgos son mucho mayores ahora que se ha diseminado el fentanilo, un analgésico sintético que es entre 80 y 100 veces más potente que la morfina. Puede ser mezclado en píldoras parecidas a medicamentos por prescripción contra el dolor o la ansiedad. Las materias primas suelen venir de China. Redes criminales en México controlan la producción y los envíos a Estados Unidos.

Las estrategias hasta ahora enfatizaban acciones policiales y duras penas de cárcel. Pero muchos llegaron a considerar que esa estrategia era errada, ya que perjudicaba desproporcionadamente a las minorías raciales y la adicción a las drogas es algo que se puede remediar con tratamiento. Las estrategias basadas en tratamiento han ido captando más apoyo, con medicinas antiadicción y grupos de apoyo emocional.

El reporte enfatiza que tanto la estrategia policial como la de tratamiento son necesarias, insistiendo que las dos deben ser implementadas de manera sincronizada.

“Mediante su trabajo, esta comisión llegó a la conclusión de que es imposible reducir la disponibilidad de los opioides únicamente con esfuerzos dirigidos a combatir la oferta”, dice el reporte.

Añade que “solo se logrará un avance real cuando emparejemos la interrupción de los suministros de opioides sintéticos con una reducción en la demanda doméstica para estas drogas”.