Empezó en Columbia, y ahora estudiantes de todo EEUU intensifican protestas contra guerra en Gaza

0
12

(AP) — Lo que empezó la semana pasada cuando estudiantes de una universidad de élite de Nueva York rechazaron poner fin a su protesta contra la guerra de Israel contra Hamás se había convertido el martes en un movimiento mucho más grande, luego de que estudiantes de todo Estados Unidos montaron campamentos, ocuparon edificios e hicieron caso omiso de las peticiones de que se marcharan.

Las protestas contra la guerra en la Franja de Gaza llevaban meses bullendo, pero se intensificaron luego del arresto el jueves de la semana pasada de más de 100 manifestantes que habían acampado en el campus de la Universidad de Columbia en Manhattan. Desde entonces, decenas de manifestantes más han sido detenidos, y muchos enfrentan cargos de allanamiento o de alteración del orden público.

Mientras las tensiones en Columbia siguen aumentando y algunos estudiantes temen poner un pie en el campus, los directivos señalaron que la universidad cambiará a una educación a distancia por el resto del semestre. Al igual que muchas universidades, Columbia cuenta los días para el fin del semestre, y su último día de clases está previsto para el lunes, mientras que los exámenes concluyen al término de la siguiente semana.

En la cercana Universidad de Nueva York, la policía dijo que 133 manifestantes fueron detenidos el lunes por la noche y que todos habían sido liberados con órdenes de comparecencia en el tribunal bajo cargos de alteración del orden público. El alcalde neoyorquino Eric Adams dijo que los agentes de la policía fueron golpeados con botellas y otros objetos en algunas de las protestas de esta semana.

En Connecticut, la policía arrestó a 60 manifestantes —incluidos 47 estudiantes— el lunes en la Universidad de Yale, luego de que se rehusaron a abandonar un campamento en la Plaza Beinecke.

El presidente de Yale, Peter Salovey, dijo que los manifestantes habían rechazado una oferta para poner fin a la protesta y reunirse con los administradores. Después de varias advertencias, las autoridades escolares determinaron que “la situación ya no era segura”, así que la policía desalojó el campamento y realizó los arrestos.