Advertisement

Los primeros casos de detención de inmigrantes cuando acudieron a sus entrevistas para obtener la Residencia Legal Permanente ante Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) ocurrieron en las oficinas de Boston, Massachusetts.

Las acciones de oficiales de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) derivaron en una demanda colectiva de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) cuyo proceso no ha finalizado.

Advertisemen

El juez federal de distrito Mark Wolf dictaminó en agosto que ICE “no puede ordenar la remoción de un extranjero que solicite una exención provisional únicamente sobre la base de que él o ella están sujetos a una orden final de deportación”.

En ese sentido, ICE debería considerar si una persona está solicitando la exención y los hechos de su caso en particular antes de ordenar su expulsión del país.

En esa oficina de USCIS se detuvieron las detenciones, luego de que un funcionario de ICE se conmoviera por ver un video de un niño abrazar a su padre inmigrante, por lo que se enfocarían a buscar a inmigrantes criminales, no a quienes busquen legalizar su situación.

Sin embargo, nuevos casos se reportan ahora en Florida con la captura de un hombre cuando fue con su esposa a la entrevista por la “green card” luego de tres años de casados.

Cuestionados sobre lo que el juez de Boston había decidido, USCIS respondió a CNN que un caso no tiene que ver con el otro.

Sin embargo, Matt Segal, un abogado de ACLU que forma parte del equipo legal de Massachusetts, consideró que esos arrestos en Florida son ilegales.

“Esta práctica es ilegal en todo el país, por las razones que hemos articulado en nombre de nuestros clientes, y por las razones expuestas en la reciente orden del juez Wolf de negar la moción del gobierno para desestimar”, dijo Segal en un comunicado a la televisora.

ICE dijo que no está obligado a suspender la captura de inmigrante que acude a oficinas de USCIS.