Entonces, porque debemos proponernos comer saludable

El doctor Felipe Casanueva, director científico del Centro de Investigación Biomédica en Red Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CiberOBN) dijo: “El cambio que ha experimentado el mundo en tan sólo 50 años, es que por primera vez, el hombre ya no pasa hambre ni gasta energía para conseguir alimentos. Así, al sedentarismo se le une comer alimentos poco saludables y en exceso. La cuestión a resolver es, ¿por qué el ser humano no para de comer cuando ha ingerido suficientes alimentos? Nos faltan mecanismos que nos defiendan, puesto que es un problema reciente al que el organismo humano nunca se había tenido que enfrentar”.

Según estadísticas de muchas compañías de países primer mundistas, seis de cada diez personas son obesas, considerada la obesidad una enfermedad que propicia padecimientos crónicos del corazón, diabetes, trastornos de hígado, endurecimiento de arterias, arterioesclerosis y todas las enfermedades generativas de la vejez, así como limita la aceptación de estas personas para muchas actividades, entre otras, se pude comprobar con cualquier experto de recursos humanos, o simplemente investigar sobre las primas de seguros y que comparativamente son más costosas para los obesos.

Una alimentación saludable significa comer en forma equilibrada todos los alimentos disponibles, con una correcta selección y un adecuado consumo de los mismos. En otras palabras, una alimentación balanceada asegura la incorporación y aprovechamiento de todos los nutrientes que necesitamos para crecer y vivir saludablemente. En tal sentido es importante comer a lo largo del día frecuentemente cada dos o tres horas, con moderación, ya que cada uno de nosotros, de acuerdo a la edad, forma de vida, actividades, etc., se necesita diariamente cantidades suficientes de cada tipo de alimentos, como, por ejemplo, los lácteos, bien sea la leche, el yogur y los quesos dado que contribuyen con el calcio que nuestro cuerpo necesita para ayudar a los huesos, dientes, etc.
También es bueno ingerir diariamente frutas y verduras de todo tipo y color, que aportan fundamentalmente vitaminas y minerales; aunque es oportuno aclarar, que preferiblemente debemos consumirlas en crudo, o cocinarlas al vapor para evitar perder nutrientes. Asimismo, se recomienda consumir cárnicos, como fuentes de proteínas, hierro, y otros minerales, que facilitan el trasporte de oxígeno a todas las células del cuerpo, que enriquecen la masa muscular y contribuyen a un buen funcionamiento del cerebro.

En varios informe estadísticos de las Naciones Unidas constatan un promedio de consumo de azúcar de unas 147 libras per cápita hombre al año, fundamentalmente es a través de la demanda de los dulces, chocolates y caramelos, considerados como uno de los mayores enemigos de nuestro organismo, y que por tal motivo están incluidas entre las primeras medidas en los métodos de adelgazamiento rápido preconizados por los medios de difusión masivo, promoviendo minimizar y mejor aún, la suspensión del consumo de susodichas golosinas.

Otra de las causas principales es el consumo excesivo de grasas a través de comidas fritas y poco nutritivas como son las que se ofertan en cafeterías y restaurantes de acceso rápido (fast food), y peor aún, acompañadas de las gaseosas o sodas.
Al respecto, The National Weight Control Registry (NWCR) se ha dedicado a estudiar fehacientemente la alimentación apropiada para el ser humano, confirmando la necesidad de hacer hábitos a tales efectos, para obtener los mejores resultados. Por ejemplo, en uno de sus proyectos colegiado con la Universidad de Colorado y el Brown Medical School resultó que en una lista de más de 5000 personas que perdieron al menos 30 libras de peso en un año fue consecuencias del régimen de alimentación saludable. Y llamo la atención que se aplicó a través de distintos regímenes de alimentación, pero por supuesto, que el que garantizaba la mejor comida saludable, evaluada por el equipo multidisciplinario en nutrición fue el más exitoso.

Por esas razones las personas más exitosas son aquellas que tienen y mantienen regímenes de alimentación saludable, ya que logran mantener su peso o pierden alguna que otra librita de más. Pero, además de modificar los hábitos alimentarios, para mantenerse en el peso adecuado es la actividad física, a través de los regímenes de ejercicios y deportes, temáticas de artículos ulteriores.

Sin duda alguna, la estricta adhesión a las restricciones necesarias para garantizar una alimentación saludable significa una vida más larga, más feliz, y mucho más sana, así que, estimado lector cuenta con nosotros, nuestras puertas siempre están abiertas en Calvet Personal Training LLC y a su disposición, visítenos en el 7428 S Dixie Hwy, West Palm Beach, FL 33405 o en nuestro web
www.calvetpersonaltraining.com , pero previo haga su cita vía telefónica en el 561-512-9081 o a través de nuestro e-mail info@calvetpersonaltrainig.com.

Artículo en idioma inglés, clic siguiente link:

https://bit.ly/2ZlDSqb

Similar Articles

Comments

Noticias recientes