España conquista su primer Mundial femenino de fútbol tras ganar 1-0 a Inglaterra en la final

0
167

(AP) — España alcanzó el domingo la gloria al proclamarse campeona de una Copa Mundial de fútbol femenino por primera vez tras un despliegue de solvencia para desdibujar a Inglaterra y conseguir la victoria 1-0.

Olga Carmona anotó el gol del triunfo en el primer tiempo y España sobrellevó el sufrimiento en el complemento para subir al trono al cabo de un mes del torneo en Australia y Nueva Zelanda.

Al superar la turbulencia que remeció al equipo, La Roja se convirtió en la primera selección que ostenta los cetros en las categorías Sub17, Sub20 y mayores al mismo tiempo. También se erigieron como la quinta campeona en nueve ediciones del Mundial femenino y emularon a Alemania como las únicas dos naciones que han atrapado las coronas de hombres y mujeres.

Al sonar el silbatazo final, las jugadoras españoles se arremolinaron entre todas frente a su arco. No pararon de bailar hasta la entrega del trofeo, el cual besaron y alzaron bajo una lluvia de confeti dorado.

“Hemos sufrido tanto durante los últimos 12 meses, pero creo que todo tiene una razón de ser”, dijo Carmona.

“Ha sido un partido muy sufrido, sabíamos que iba a ser muy complicado”, añadió la lateral izquierda del Real Madrid. “Inglaterra tiene un auténtico equipazo, pero esto estaba para nosotras. Teníamos la vibra de que lo íbamos a conseguir. Estoy sin palabras”.

Los dos equipos disputaron su primera final de un Mundial femenino. El triunfo consagró a las españolas en primer gran torneo internacional y vengó una derrota en los cuartos de final ante Inglaterra en el Campeonato Europeo del año pasado, que finalmente ganó el combinado inglés.

Las Leonas llegaron invictas a la final y aspiraban a llevar un trofeo de un mundial a Inglaterra por primera vez desde 1966.

“Son un equipo fantástico. Nos superaron en la primera parte, pero reaccionamos en la segunda”, comentó la capitana inglesa Millie Bright. “La verdad es que hoy no hemos podido sentenciarlo. Esto es lo más duro que tiene el fútbol”.

En un partido abierto y con ocasiones en ambas áreas, el zurdazo de Carmona a los 29 minutos, a un pase perfecto de Mariona Caldentey, marcó la diferencia.

Tras anotar ante las inglesas, Carmona se levantó la casaca para mostrar una camiseta con la frase “Merchi”. “Lo que hemos conseguido va para la madre de una de mis mejores amigas, que falleció recientemente. He celebrado el gol con su camiseta. Desde aquí se lo dedico a toda la familia con todo el amor”, dijo.

Carmona venía de marcar el gol a los 89 minutos con el que La Roja superó 2-1 a Suecia en las semifinales, convirtiéndose en la primera jugadora desde la estadounidense Carli Lloyd en 2015 que anota en ambos duelos de un Mundial.

La Roja tuvo al alcance aumentar la diferencia a los 68 cuando la revisión del VAR señaló un penal por una mano de Keira Walsh, pero el remate de Jenni Hermoso fue atajado por Mary Earps.

“Cuando Earps paró el penal, pensé que en ese momento encontraríamos el ritmo, pero lamentablemente las cosas no cambiaron mucho”, señaló la seleccionadora inglesa Sarina Wiegman.

España se coronó tras un turbulento año, marcado por la rebelión de jugadoras. Un total de 15 renunciaron al equipo nacional por salud mental y también reclamaron un entorno más profesional.

Tres de esas jugadoras — Ona Batlle, Aitana Bonmatí y Caldentey — se reconciliaron con la federación y fueron convocadas al Mundial.

Las españolas se desquitaron de la derrota 2-1 ante Inglaterra en los cuartos de final de la Euro 2022.

“Creo que todas nosotras sentíamos que este selección tenía algo especial”, señaló Carmona.

España fue de menos a más en el torneo. Tras caer 4-0 ante Japón en el cierre de la fase de grupos, Cata Coll reemplazó a Misa Rodríguez como arquero. La Roja respondió propinándole una goleada 5-1 a Suiza en los octavos de final y siguieron subiendo como la espuma.

“Cuando supimos que íbamos contra Inglaterra en la final, nos pusimos a estudiarlas”, dijo Bonmatí, la la bujía creativa del mediocampo. “Nos preparamos muy bien y salimos a jugar sintiéndose convencidas de nuestro fútbol”.

Inglaterra llegó entonada al Mundial tras su consagración en la Euro, pero tuvieron que descartaron a tres de sus mejores jugadoras por culpa de lesiones en las rodillas: la capitana Leah Williamson, Fran Kirby y Beth Mead

Wiegman hizo historia al convertirse en la primera entrenadora en guiar equipos a finales sucesivas del Mundial. Llevó a su natal Holanda a la final en 2019, pero perdió 2-0 ante Estados Unidos. Y sufrió otro sinsabor en el partido por el título.

El técnico de España Jorge Vilda optó por darle la titularidad a Salma Paralluelo, la atacante de 19 años cuyo gol abrió el marcador ante Suecia en las semifinales y que sentenció la victoria en la prórroga ante Holanda en los cuartos de final. Todo eso le sirvió para ser galardonada como la mejor jugadora joven del torneo. Earps se llevó el premio a la mejor arquera y Bonmatí el Balón de Oro a la mejor jugadora del Mundial.

Durante todo el torneo, Vilda debió buscar la mejor manera de emplear a Alexia Putellas, las dos veces ganadora del Balón de Oro que sufrió la rotura del ligamento cruzado anterior previo a la Euro del año pasado. Putellas fue suplente en la final.

Putellas ingresó cuando faltaban 15 segundos por jugar, pero se añadieron 13 minutos de descuento. Acabado el duelo, Putellas lloró junto a sus compañeras durante la celebración.

La concurrencia en el Estadio de Australia en Sidney fue de 75.784 aficionados. La cifra de la final incrementó el récord de concurrencia en el torneo, rozando los 2 millones.