Advertisement

Este mes de septiembre han empezado los suministros de crudo bajo contratos de futuros en yuanes que Pekín sacó al mercado en marzo y que son el “arma milagrosa” de China en la guerra comercial con EE.UU., sostiene un artículo analítico de la agencia Prime.

El pasado 7 de septiembre, un total de 600.000 barriles de petróleo de marcas de Oriente Medio fueron entregados a los propietarios de los contratos de futuros para septiembre, en la primera ejecución física de futuros denominados en la moneda china.

Advertisemen

“Sin mirar a Washington”
El comienzo de los suministros físicos de este petróleo “es un gran avance para Pekín”, ya que los contratos de futuros se comercializan en la Bolsa Internacional del Comercio Energético de Shanghái (Shanghai International Energy Exchange, SIEE) exclusivamente en yuanes, recuerda el artículo, para explicar que el uso de esta divisa en las transacciones internacionales en el mercado petrolero “es de particular importancia durante la guerra comercial que se está desatando entre EE.UU. y China”.

Por un lado, las refinerías de petróleo y las compañías petroquímicas en China, tanto públicas como privadas, pueden utilizar los futuros para suministrar a sus refinerías las materias primas necesarias y evitar riesgos.

Por otro lado, la SIEE se ha convertido en una plataforma internacional donde los participantes chinos y extranjeros en el mercado de la energía pueden realizar transacciones con un instrumento de intercambio líquido “sin tener en cuenta a Washington y al dólar estadounidense”, subraya el artículo.

Además, los expertos creen que los contratos de futuros de crudo de Shanghái reflejan factores fundamentales (demanda y oferta en la región de Asia y el Pacífico) y son capaces de satisfacer las necesidades de la economía real.

La tercera plataforma

Aunque esta venta de futuros empezó solo hace cinco meses, su liquidez está creciendo a un ritmo acelerado, destaca la agencia.

Para el 31 de agosto, el volumen de negociación en la bolsa de Shanghái superó los 11 millones de contratos (1 contrato son 1.000 barriles), alcanzando los 5,39 billones de yuanes.
De esta manera, la cifra promedio fue de 14.800 contratos por día, superando en este aspecto a la bolsa de Dubái (DME), lo que convierte a la SIEE en la tercera plataforma de comercialización de petróleo más grande del mundo, solo detrás de la estadounidense NYMEX y la británica ICE.
“Hoy es el petróleo, mañana serán otros bienes”
Organizaciones internacionales influyentes como la AIE y la OPEP reconocen la importancia del crudo de Shanghái para el mercado mundial del petróleo, si bien apuntan que aún es demasiado pronto para hablar de él como un referente mundial comparable al Brent o al WTI. Sin embargo, esta valoración subestima “el impacto de la economía china en el mercado mundial del petróleo y las ambiciones de Pekín”, sostiene Prime.

“Hoy, China compra petróleo con la moneda que ellos mismos emiten. Mañana, con el yuan se venderán gas, productos derivados del petróleo, metales y otros bienes”, pronostica Prime, para subrayar que antes solo EE.UU. “podía permitirse esto”.

El uso de la divisa china en el mercado del petróleo puede “socavar la posición del dólar estadounidense como principal moneda de reserva mundial”, asevera la agencia, para concluir que el “petroyuán” se convertirá en “un arma milagrosa que ayudará a Pekín a ganar la guerra comercial con Washington”.