Advertisement

Después de pasar ocho largos años en minoría, los demócratas han logrado finalmente el Cámara de Representantes, y no piensan perder un minuto en usar sus nuevos poderes cuando el nuevo Congreso asuma en los primeros días de enero de 2019.

Pese a enfrentar oposición dentro de su partido, Nancy Pelosi, a sus 78 incansables años, debe consagrarse como líder de la mayoría en la Cámara y tras la victoria del martes ha dicho que se considera la persona más adecuada para “avanzar a la unificación, para negociar”.

Advertisemen

Aseguró que está dispuesta a negociar con el gobierno de Trump en temas de interés común como mejoras en la infraestructura del país y la reducción de los precios de los medicamentos por prescripción médica, temas que forman parte del conocido plan demócrata Better Deal.

Pelosi también reveló que uno de los primeros planes de los demócratas es avanzar el proyecto de ley HR1 para reformar las leyes de financiamiento de campañas electorales, los estatutos de las elecciones y los requisitos éticos, y de paso demostrar que Trump no ha hecho nada por sanear “el pantano” de la política en Washington.

Concretamente los demócratas buscan prohibir grandes donaciones políticas, hacer más estrictos los requerimientos de transparencia para corporaciones y otros donantes grandes, proteger la seguridad electoral, exigir por ley que los candidatos a presidente y vicepresidente revelen sus declaraciones de impuestos y prohibir que los legisladores se integren a juntas corporativas.

Los demócratas de la Cámara de Representantes probablemente reintroducirán el plan de infraestructura que delinearon a principios de este año, y solicitarán una inversión de 1 billón de dólares para reconstruir las carreteras, puentes, tránsito, ferrocarriles, escuelas y sistemas de agua de la nación.

Peter DeFazio, demócrata de mayor rango en el Comité de Transporte e Infraestructura, ya se reunió con la directora legislativa de la Casa Blanca, Shahira Knight, para discutir ideas sobre este.

La nueva Cámara dirigida por los demócratas pondrá freno a los planes de Trump de más recortes de impuestos, la construcción de un muro a lo largo de la frontera con México y legislaciones contra la inmigración. Los analistas prevén que se aprobarán muy pocas leyes antes de las elecciones de 2020.

En cambio, se espera una avalancha de investigaciones lanzadas por los demócratas desde la Cámara, con un enfoque en cuestiones éticas que giran en torno al presidente y los miembros de su gabinete, incluidos miembros de su familia.

De acuerdo con NBC News, Elijah Cummings, un feroz enemigo de Trump, se convertirá en presidente del panel de Supervisión, que planea analizar las políticas de inmigración y separación de niños de la administración, los conflictos de intereses financieros, las posibles violaciones de la cláusula de emolumentos de la Constitución y los esfuerzos de supresión de votantes, entre otros temas.

También se prevé que otros comités, incluidos Supervisión y Reforma Gubernamental, Poder Judicial y Medios y Arbitrios, continúen las investigaciones sobre la administración.

Este último podrían tratar de obtener las declaraciones de impuestos del presidente Trump, que se ha negado a revelar desde su campaña presidencial, diciendo que están bajo una auditoría del IRS.

Según explicó un asesor demócrata a NBC News, ese comité, junto con el Comité de Finanzas del Senado y el Comité Conjunto sobre Impuestos, tiene la capacidad de solicitar las declaraciones de impuestos de una persona según el código tributario.

Sería una batalla cuesta arriba, pero es posible que la mayoría demócrata en la Cámara, logre revelar el misterio de las declaraciones de impuestos del presidente.