Advertisement

WASHINGTON, 22 de agosto.— Dos estadunidenses que contrajeron ébola en África fueron dados de alta del hospital en Atlanta donde fueron tratados.

El doctor Kent Brantly, de 33 años, salió ayer del hospital Emory University, y Nancy Writebol, de 59, salió el martes.

Advertisemen

Brantly trabajaba para el grupo Samaritan’s Purse y Writebol para SIM.

Hoy es un día milagroso”, exclamó Brantly al salir del centro médico.

El esposo de Nancy Writebol, David, dijo en un comunicado que ella está libre del virus, pero débil, por lo cual se decidió que ella saldría del hospital antes y en privado, para descansar y recuperarse en un lugar no difundido.

El doctor Bruce Ribner, director del departamento de enfermedades infecciosas del hospital, dijo en conferencia de prensa que los dos pacientes no representan un riesgo de salud pública.

Estoy eufórico de estar vivo, de estar bien, de estar con mi familia. Como misionero médico jamás pensé que estaría en esta situación”, declaró Brantly al salir.

Brantly tuvo la voz entrecortada y le salieron lágrimas en varias ocasiones cuando agradecía al Samaritan’s Purse y al equipo médico de Emory. La pareja abrazó a los médicos y bromeó con ellos. Luego estallaron los aplausos cuando se despidieron. Brantly dijo que saldría de la ciudad con su familia para continuar con la recuperación.

En su comunicado, David Writebol dijo que su esposa está “sumamente contenta sabiendo que hay tanta gente alrededor del mundo rezándole a Dios para que se recupere. Su salida del hospital, libre de la enfermedad, es potente testimonio de la Gracia del Señor en épocas de sufrimiento”.

Brantly fue sacado de Liberia el 2 de agosto y Writebol tres días después. Ambos se enfermaron al trabajar en la clínica de misioneros en la capital de Liberia.

Tanto Brantly como Writebol recibieron un tratamiento experimental llamado Zmapp, pero no se sabe con certeza si la droga ayudó o si simplemente se curaron por su cuenta, como ha ocurrido con otras personas. El tratamiento es tan reciente que no habría sido probado en seres humanos.

Por otra parte, el coordinador de la ONU contra la epidemia del ébola, el doctor británico David Nabarro, declaró que quiere tener en las mejores condiciones las estructuras sanitarias para afrontar una nueva degradación “si es necesario”, al principio de su gira por los países africanos afectados.

“Estoy decidido a asegurar que cada elemento de nuestro aparato esté a su nivel óptimo con el fin de afrontar una explosión si es necesario”, declaró Nabarro durante una escala en el aeropuerto de Conakry, camino a Monrovia.

Estadunidenses infectados le ganan al ébola