Explicando los ataques a la Iglesia católica en Nicaragua

0
57
Un partidario del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ondea una pancarta con una imagen de él, en Managua, el 30 de abril de 2018. Los opositores comparan a Ortega con el dictador Anastasio Somoza por sus tendencias autoritarias. (Foto AP/Alfredo Zúñiga, Archivo)

(AP) — En los primeros días de agosto, el gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua ordenó el cierre de siete radiodifusoras de la Iglesia católica y abrió una investigación contra el obispo de la ciudad de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, por presunta organización de grupos violentos a los que habría incitado “a ejecutar actos de odio contra la población”.

Esta no es la primera vez que el Estado nicaragüense silencia a medios de comunicación y otras voces que lo cuestionan. En 2018 confiscó el edificio del semanario Confidencial al periodista Carlos Fernando Chamorro, considerado una de las voces más críticas de Ortega, y a lo largo de 2021 arrestó a siete aspirantes a la presidencia para las elecciones de noviembre de ese año.

Aquí un vistazo al contexto histórico y el inicio de las presiones sobre la oposición que naciones y organismos internacionales han rechazado tajantemente.

¿QUIÉN ES DANIEL ORTEGA?

Daniel Ortega, de 76 años, se reeligió por tercera vez consecutiva en 2021 en unas elecciones ampliamente cuestionadas, dado que no enfrentó una oposición real.

Nació en una familia de opositores y en las últimas cuatro décadas ha sido clave en la historia política local. Formó parte de la guerrilla Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), actual partido oficialista, y desde ahí ayudó a derrocar al dictador Anastasio Somoza en 1979. Paradójicamente, sus opositores ahora lo comparan con él debido a la deriva autoritaria de su régimen y a la concentración del poder en manos de su familia.

Fue presidente por primera vez entre 1985 y 1990, pero debido al descontento por una guerra interna que también involucró a Estados Unidos perdió tres comicios consecutivos hasta que volvió a la presidencia en 2007. Sus aliados en América Latina son Cuba y Venezuela, y se mantiene enfrentado con el gobierno estadounidense, que lo acusa de encabezar un régimen autócrata represivo.

En 2021, Estados Unidos prohibió la entrada a ese país a Ortega y varios de sus funcionarios.

¿CÓMO SURGIERON LAS TENSIONES ENTRE EL GOBIERNO Y LA OPOSICIÓN?

Una reforma a la Seguridad Social en 2018 provocó el estallido de protestas estudiantiles que fueron apoyadas por empresarios, líderes católicos y la sociedad civil. El gobierno las sofocó con una represión inusual que dejó al menos 355 muertos, 2.000 heridos y 1.600 detenidos en distintos momentos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La estabilidad política nunca se recuperó y meses antes de las elecciones de 2021 una encuesta mostró que el respaldo a cinco aspirantes presidenciales opositores era superior al de Ortega. En las semanas siguientes los cinco fueron arrestados, además de otros dos posibles candidatos, por lo que los comicios no contaron con una oposición real.

El analista político Oscar René Vargas dijo en aquel momento a The Associated Press que “Ortega decidió suprimir cualquier posibilidad de perder… Y eso significó arrestar a todos”. El gobierno los responsabilizó por los sucesos de 2018, que atribuyó a “un golpe de Estado terrorista” apoyado por Estados Unidos, y los acusó de graves delitos.