Advertisement

Estimado lector permítanme ofrecer honor a quien honor merece, en este día Internacional de la Mujer, a quien, además de ser una mujer, es madre, abuela, conyugue, hija, hermana y amiga ejemplar; y por supuesto, que en esta ocasión el autor de este artículo no fue Otilia Calvet, la entrenadora personal, sino una persona que ha estado muy cerca de ella por más de 38 años, y será mejor obviar la identificación a fin que no interpreten que la recomendación viene de cerca, pero sin dudas si muy orgulloso de ella. Pueden estar sorprendidas las personas que conozcan a Otilia Calvet con la noticia, que además de su vasta experiencia profesional como entrenadora personal, ha jugado un roll más que suficiente en su papel de mujer consagrada a la familia y a esa profesión de disipar salud a todo el que la necesite. Ella es fuente de inspiración natural, y no precisamente por su buen porte y aspecto físico, sino por su belleza interior, dado por el historial intachable, obra meritoria de ejemplo y su vida que por modesta que se considere da fe de exitosos resultados.
Con solo un modesto seguimiento a la vida y obra de Otilia Calvet nos percatamos que estamos frente a una mujer que tiene la actitud de vivir consagrada a ofrecer salud y bienestar al mundo que la rodea y por supuesto a sí misma. Pero esta actitud consagrada al bienestar, comenzó desde muy temprana edad, al ser hija de padres médicos, de modo que creció y se desarrollo en un círculo que despertó la vocación de ayudar a concebir y promover una vida saludable.
Desde muy temprana edad estuvo incorporada al baile y a la gimnasia; y aunque fue en la universidad que la conocí bailando a un ritmo envidiable, también pude contemplarla compitiendo en gimnasia rítmica: entre aros, cintas, pelotas, clavas y a manos libre. Su consagración al ejercicio físico es una evidente predicación en ejemplo para todas las personas que tienen el privilegio de relacionarse y vincularse a ella; así como también, de los mejores hábitos de alimentación, tal fue la experiencia vivida desde las primeras oportunidades que tuve de coincidir durante el almuerzo o la cena, no faltó la apropiada recomendación, las explicaciones sobre los nutrientes y beneficios de los alimentos, y de un sin número de recetas de distintas variantes de como cocinarlos. En fin, que nunca ha escatimado oportunidad para inculcar los mejores hábitos de alimentarse, formas y vías que garantizan un régimen de alimentación reforzados con vegetales de temporada, las proteínas más selectas y las frutas.
Un ejemplo fehaciente para toda mujer fue durante los dos embarazos que continúo haciendo ejercicios, montaba la bicicleta, caminaba, se iba a nadar; y cuando por algún motivo se le recomendaba descanso o reposo, era común que respondiera, “por favor que el estar embarazada no es una enfermedad”.
En ella ha sido costumbre levantarse bien temprano en las mañanas, y con la fe de quien madruga Dios lo ayuda, abre su estudio Calvet Personal Training LLC, , y así comienza el día, trabajando arduamente con los programas específicos para cada cliente, y sin perder la concentración en la labor profesional, se toma un licuado, o un revuelto de huevos, u otra proteína, a modo de cubrir un régimen de alimentación prestablecido moderadamente cada tres horas más o menos durante el día, y siempre en compañía de las inseparables infusiones. Su energía es inagotable, y muestra de ello es que cierra en las noches, con su magistral clase de grupo combinando, spinning bike, pesas, aeróbicos, baile, power flex, entre otros, y aún le quedan energías para atender a la familia, y es que su actitud ante la vida de hacer el ejercicio una actividad cotidiana, así como los hábitos de la buena nutrición la hacen una mujer digna de admiración.
Sin dudas a equivocación, son muchas las Otilia que viven entre nosotros, abnegadas en la lucha cotidiana ante la atención familiar, el estudio, el trabajo, y que se esfuerzan por mantenerse saludables, conscientes de que es la vía de continuar su labor eficientemente. A todas muchas felicidades en el día internacional de la mujer y en especial a Otilia Calvet.
Calvet Personal Training en 7428 S Dixie Hwy, West Palm Beach, FL 33405, recomienda que haga su cita a través del 561-512-9081 o por el email info@calvetpersonaltraining.com, incluso visite previamente para más información la página web www.calvetpersonaltraining.com

 

Advertisemen