Gasto federal de salud alcanza 4 billones de dólares

0
181
Una enfermera aplica una dosis de vacuna contra el COVID-19 durante una inoculación multitudinaria en el Centro First Wellness Keystone en Chester, Pensilvania, el miércoles 15 de diciembre de 2021. (AP Foto/Matt Rourke)

(AP) — El gasto destinado a atención médica en Estados Unidos se elevó el año pasado a 4,1 billones de dólares después de que el Congreso abriera la chequera federal para combatir la pandemia de coronavirus en diversos frentes.

Según un informe del gobierno difundido el miércoles, el gasto nacional en salud aumentó 9,7% en 2020, más del doble de su incremento habitual, y con ello la atención médica representó casi 1 de cada 5 dólares en la economía. El aporte del gobierno federal al gasto de salud aumentó 36%.

En un giro, ese crecimiento se debió no tanto a la atención a pacientes, sino a los subsidios federales otorgados para mantener la solvencia de hospitales y proveedores médicos; el financiamiento para desarrollar y desplegar pruebas diagnósticas, vacunas, tratamientos y contramedidas por el COVID; y la asistencia a los programas estatales de Medicaid que enfrentaban una posible ola de personas no aseguradas en una crisis de salud pública.

“La historia que se desarrolló en 2020 y continúa hoy no se parece en nada a lo sucedido en los últimos 100 años”, dijeron en el informe los expertos de los Centros para Servicios del Medicare y Medicaid. El informe, difundido en la publicación digital Health Affairs, mide anualmente el impacto que la atención de salud tiene en toda la economía.

El año pasado, cuando las cirugías electivas fueron canceladas y las consultas a distancia reemplazaron las visitas a los consultorios, el Congreso aprobó en forma abrumadora medidas bipartidistas para canalizar decenas de miles de millones de dólares a fin de evitar el colapso del sistema privado de salud.

Junto con el gasto federal directo en contramedidas relacionadas con el COVID y el dinero canalizado a Medicaid de los estados, la estrategia funcionó en gran medida, dijo el economista Douglas Holtz-Eakin, exdirector de la Oficina de Asuntos Presupuestarios del Congreso de Estados Unidos (CBO por sus siglas en inglés y apartidista) y asesor en políticas para los republicanos.

“Los casos de COVID impidieron a los hospitales atender su lista habitual de pacientes”, dijo Holtz-Eakin. “El dinero del rescate proveniente del gobierno federal fue en verdad importante cuando las otras fuentes simplemente se acabaron”. Un Fondo de Asistencia a Proveedores por 122.000 millones de dólares, mediante el cual los hospitales podían solicitar dinero de los contribuyentes para compensar sus pérdidas, constituyó el eje.

“Cuando miro a 2020, no fue perfecto, pero creo que el Congreso merece altas calificaciones por lo que logró”, señaló Holtz-Eakin.

La cantidad de 4,1 billones de dólares para 2020 representa un aumento de alrededor de 365.000 millones de dólares respecto al gasto nacional de salud en 2019. La cifra equivale a 12.530 por persona.