Advertisement

La ley de deportaciones masivas en Tennessee, como ha sido llamada por activistas la HB-2315, se ha convertido en una realidad, luego que el gobernador republicano, Bill Haslam, anunció este lunes que no firmará el proyecto, lo que da luz verde para que automáticamente sea promulgada.

La medida que entrará en vigencia a partir del 1 de enero del 2019 otorgará a agentes de seguridad (municipal y estatal, o la policía universitaria) poderes extraordinarios para que actúen como agentes de inmigración, y lograr la captura, arresto y deportación de inmigrantes indocumentados.

Advertisemen

El gobernador tenía tres opciones: firmar el proyecto, vetarlo, o permitir que se convirtiera en ley sin su firma.

“El gobernador cedió ante la franja más extrema de los electores. Eligió el odio y el miedo, sobre su gobierno”, dijo Stephanie Teatro, vice-directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes y Refugiados de Tennessee.

Los legisladores estatales aprobaron el proyecto de ley en abril con mayoría absoluta en la Cámara por 63-23 votos y el Senado 27-5.

La nueva regulación también prohibiría a las entidades, funcionarios gubernamentales, estatales y locales, en Tennessee, adoptar políticas “santuario”, para proteger a inmigrantes indocumentados.

“Tennessee será un lugar peligroso para nuestras familias”, denuncia Leticia Álvarez, vocera de la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes y Refugiados de Tennessee. “Esta decisión fue darle luz verde a ICE para deportar inmigrantes utilizado a los empleados y agencias públicas”, agregó.

Álvarez puntualiza que la ley “antinmigrante” va a reforzar las deportaciones masivas que se están llevando a cabo en Tennessee, la más reciente ocurrió en una empacadora de carnes, donde 96 personas fueron capturadas por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés).

Hasta la fecha cerca de 500 inmigrantes han sido arrestados por autoridades de inmigración en lo que va de año, en todo el estado, y lo operativos cada vez son más agresivo, según la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes y Refugiados de Tennessee.