Advertisement

“Solo porque no veas a un juez no significa que no estés recibiendo el debido proceso”, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, en una conferencia de prensa.

De esta forma la Casa Blanca defendió hoy la propuesta del presidente, Donald Trump, de deportar a inmigrantes indocumentados sin darles la oportunidad de comparecer previamente ante un juez y argumentó que eso no viola su derecho al debido proceso.

Advertisemen

“Hay miles de inmigrantes ilegales deportados cada mes que no ven a jueces. A veces es por deportación voluntaria, y a veces por deportación exprés”, añadió en referencia a un procedimiento que solo puede aplicarse a los ciudadanos de México y Canadá.

Trump pidió este domingo que se deporte a los indocumentados “sin jueces o casos judiciales”, y hoy insistió en que no son necesarios más magistrados para los tribunales de inmigración y que deberían acelerarse las expulsiones.

Pese a las declaraciones de Sanders, el principio legal de debido proceso establece que el Estado tiene que respetar el derecho de las personas a unas garantías mínimas para que el resultado de cualquier litigio sea justo y equitativo, un precepto que incluye el derecho de las personas a comparecer ante un juez.

Cuando los inmigrantes son detenidos debido a su estatus legal, tienen derecho a comparecer ante un magistrado, que decide si deben ser expulsados o, si por el contrario, pueden permanecer en el país porque tienen derecho a una petición de asilo.

No obstante, en 2004, el Gobierno de George W. Bush estableció que pueden ser deportados de manera exprés aquellos inmigrantes que han llegado ilegalmente en los últimos 14 días y que, en el momento de su arresto, se encuentran a 100 millas (160 kilómetros) de la frontera.

Esa norma para las llamadas “devoluciones en caliente” solo puede ser impuesta a mexicanos y canadienses, aunque Trump trató sin éxito de extenderla a los centroamericanos al comienzo de su mandato.

Preguntada por si Trump quiere volver a intentar aplicar esa medida a los centroamericanos, Sanders respondió que el presidente “ciertamente quiere ver más deportaciones exprés, pero su objetivo último es asegurar la frontera para que deje de haber este problema”.