Advertisement

Casi un centenar de trabajadores de la construcción renunció a su empleo en Indianápolis, luego de que uno de los jefes despidiera a un grupo de mexicanos, quienes lo acusaron de racismo.

El momento en que se van los empleados fue grabado por Antoine Dangerfield, quien trabajaba para otro contratista para la construcción de una bodega de UPS, pero cuando publicó las imágenes en su Facebook fue despedido.

Advertisemen

Las imágenes ya suman 2.8 millones de reproducciones en esa red social, pero el video también fue compartido en YouTube, donde suma más de un millón de reproducciones.

Dangerfield captó cuando los trabajadores dejaron sus puestos, mientras él se muestra sorprendido.

“¡No están mintiendo!”, expresa mientras los trabajadores latinos se van y narra: “Pensaron que iban a jugar con estos amigos, y dijeron, ‘oh sí, nos levantamos juntos, homie’. ¡Y se van! ¡Y no están mintiendo!”

Dangerfield, un soldador de 30 años de Indianápolis, contó al jacobinmag.com que los hechos ocurrieron el martes de la semana pasada, cuando un contratista de construcción despidió a un pequeño número de trabajadores latinos (montadores de molinos, soldadores e instaladores de cintas transportadoras), después de desobedecer las órdenes de un jefe blanco al que califica de racista.

En respuesta, todo el grupo de trabajadores, más de un centenar, según la estimación de Dangerfield, se fue.

Después de que todos los trabajadores se fueron, Dangerfield da un recorrido por el centro vacío.

A pesar de ser despedido, Dangerfield considera que valió la pena mostrar la indignación.

Se desconoce dónde están los trabajadores en huelga, pero Dangerfield habló sobre lo que fue una experiencia que le cambió la vida.

En GoFundMe se abrió una cuenta para recaudar fondos para Dangerfield, pero quien abrió el perfil dice que quiere localizar a los trabajadores hispanos para ayudarlos con recursos que done la gente.